Libros de 182 editoriales y 16 países conforman la muestra de donde se seleccionarán los Premios Fundación Cuatrogatos 2021

Ya quedó conformada la muestra de libros de ficción para niños y jóvenes de donde serán seleccionados los ganadores del Premio Fundación Cuatrogatos 2021. En esta ocasión, la integran de 1 194 títulos publicados en español por 182 editoriales de 16 países. (También forman parte de ella algunos libros autoeditados que no tienen editorial, pero que sí cuentan con ISBN).

Para nadie es un secreto que el sector del libro ha afrontado este año una muy difícil situación debido los efectos del covid-19. Tomando en cuenta esto, esperábamos que el número de novedades literarias que podríamos considerar para el Premio Fundación Cuatrogatos 2021 sería reducido. Sin embargo, la cantidad y variedad de las obras recibidas ha superado nuestras expectativas.

Queremos agradecer a todos los editores, escritores, ilustradores, distribuidores, agentes literarios e instituciones culturales y educativas que nos hicieron llegar muestras de publicaciones recientes para niños y jóvenes. Es algo que apreciamos extraordinariamente y que interpretamos como un reconocimiento al rigor y a la transparencia con que se otorga el Premio Fundación Cuatrogatos, así como al esfuerzo que realizamos desde Miami para contribuir a que los libros de calidad –provengan de grandes o de pequeñas editoriales– alcancen mayor visibilidad y posibilidades de circulación.

Sigue leyendo

Mensaje de la Fundación Cuatrogatos por el 2 de abril, Día Internacional del Libro Infantil 2020: «¿Cómo se crea un lector?», por José Ignacio Valenzuela

Ilustración del chileno Mario Silva Ossa (Coré) para la revista El Peneca, 9 de febrero de 1926.

Hay una historia en mi familia que mi madre siempre cuenta, y que asegura ocurrió cuando yo cumplí tres años. No sé si será verdad o formará parte de esos recuerdos que se confunden a veces con la memoria o la ficción. El hecho es que ella dice que antes de soplar las velas del pastel, me preguntó que cuál era mi deseo. Y afirma que yo respondí, sin dudar un solo segundo, con la voz más firme y categórica que un crío de tres años puede tener: “Ser escritor”. Muchos años después, tantos como los que tengo en la actualidad, mi deseo sigue siendo el mismo cuando me enfrento a las velas encendidas de mi pastel anual. Claro que ahora la petición es “seguir siendo un escritor”. Ya se ha convertido en una tradición verbalizar mi deseo de poder continuar escribiendo libros que me acerquen a nuevos lectores, que me lleven aún más lejos en mis viajes y que me permitan seguir soñando con aventuras, personajes e historias.

Sigue leyendo