La silla mecánica

Por Janina Pérez de la Iglesia

En ocasiones, recordar la escuela es recordar la silla que ocupábamos en el salón de clases, y al amigo de nuestra derecha que nos pasaba papelitos con la caricatura del maestro, o el comentario sobre la niña recién llegada. Por increíble que pueda resultarnos, la educación de aquellos tiempos era más fluida, menos encorsetada que la educación actual, aunque las sillas donde nos sentábamos resultaran más duras, menos confortables que las sillas actuales.

La educación de hoy es una educación mecánica.

Los profesores responden a esquemas predeterminados, rígidos, donde apenas queda espacio para incentivar el libre pensamiento de los estudiantes: todo está dicho, escrito, analizado hasta el cansancio. Es como dejar caer la comida masticada en la boca de los pichones, y apenas nos damos cuenta del mal que les hacemos a estas generaciones, que serán, sin dudas, las de años más tarde. Cuesta salirse de estos conceptos, y cuando un profesor lo intenta, recibe en ocasiones la llamada de atención de sus superiores o la crítica injusta de los padres que no entienden que sus hijos deban ser educados de modo desacostumbrado.

Sigue leyendo

Coral Way K-8 Center: un modelo de educación bilingüe

Por Eduardo Carballo

La escuela Coral Way K-8 celebra su 50 aniversario como la primera escuela pública de enseñanza bilingüe en los Estados Unidos. La historia de este centro educativo se remonta al año 1936, cuando se construyó el edificio original con el diseño del notable arquitecto August Geiger. Geiger se inspiró en el estilo mediterráneo por razones estéticas y prácticas, donde los salones de clase abren sus puertas a un pórtico abierto en el cual los arcos romanos enmarcan un patio central sombreado por robles centenarios.

En los años 1960, cuando olas de refugiados cubanos comenzaron a arribar a Miami, especialmente la gran cantidad de niños que llegaban auspiciados por el programa “Pedro Pan”, las autoridades escolares confrontaron la gran problemática de cómo educar eficazmente a estos estudiantes. Cada día se hacía más imperiosa la necesidad de una educación bilingüe en nuestro condado.

Sigue leyendo