Fiesta de la Lectura 2014: un recuento en 21 imágenes

 Fiesta de la Lectura 2014 Fundacion CuatrogatosDicen que una imagen vale más que mil palabras, por eso decidimos hacer el recuento del evento Fiesta de la Lectura / The Reading Festival 2014 apoyándonos en 21 imágenes gráficas.

Este evento, el más importante entre los organizados nuestra Fundación Cuatrogatos durante el año, se realizó del 6 al 11 de octubre, en el marco de la celebración del Mes de la Hispanidad en Estados Unidos. Para desarrollar su ambicioso programa, contamos con el valioso apoyo del Departamento de Asuntos Culturales del condado Miami Dade, The Center of Literature and Theater @ Miami Dade College, el Koubek Center, el Centro Cultural Español de Miami, Artefactus Cultural Project, Fundarte, Jordan-Marcos The Agency y 3MINDWARE. El lema que lo presidió: «No hay fiesta comparable a la lectura de un buen libro. Leer es la Gran Fiesta».

La Fiesta de la Lectura es una celebración de la literatura y la lectura en español y sus actividades se dirigen tanto al público hispano de Miami como a todas aquellas personas que hablan y estudian el español.

Sigue leyendo

Un kamishibai muy especial

Maria y el Kamishibai

La pintora María Sánchez y el kamishibai de la Fundación Cuatrogatos. Foto cortesía de Alexis Lago.

Si es cierto que el kamishibai nació en el siglo XII, en los templos budistas de Japón, los monjes de aquel remoto tiempo deben haberse divertido horrores dibujando y escribiendo los pergaminos (llamados emaki) que usaban como complemento visual para narrar fábulas morales a un público humilde y analfabeto.

Kamishibai significa en japonés teatro de papel o espectáculo de cuentos dibujados. Es una técnica de narración oral en la que el cuentista o gaito kamishibaiya se apoya en un escenario de madera en el que van apareciendo diferentes láminas a medida que avanza el relato.

El kamishibai tuvo un renacimiento a partir de los años 1920, como una forma de paliar la crisis económica que asoló a Japón en esa época. Se ha estimado que a principios de la década de 1930 en las calles de Tokio había alrededor de dos mil kamishibai callejeros en acción. Muchos desempleados se trasladaban de barrio en barrio con su kamishibai a cuestas (o en una bicicleta) con la esperanza de ganarse unas monedas narrando cuentos.

Sigue leyendo