Marta Altés habla sobre su álbum «¡No!» (Thule Ediciones), ganador del Premio Fundación Cuatrogatos 2015

Foto: Núria Rius.

Foto: Núria Rius.

Nacida en Barcelona, en 1982, Marta Altés es una ilustradora española que ha cautivado al público y la crítica especializada en los últimos años con álbumes como ¡No! y Soy un artista. Además de escribir e ilustrar sus propias historias, Marta ha creado imágenes para libros de otros autores, como Amistades secretas, de Agustín Fernández Paz, y Tan petita i ja saps, de Maria-Mercè Marçal.

¡No!, publicado en español por Thule Ediciones, fue uno de los libros galardonados con el Premio Fundación Cuatrogatos 2015. El jurado destacó: «Con un estilo de dibujo que cautiva por su lozanía y lo directo de su comunicación, esta obra encadena situaciones que resultarán familiares para cualquier amante de los perros, hasta desembocar en una inesperada pregunta final. Libro ameno y cautivador, con un personaje de gran carisma».

Cuatrogatos entrevistó a Marta Altés para conocer más sobre su trayectoria y sobre el origen de ¡No!:

¿Cómo te convertiste en ilustradora de libros para niños?

Me había gustado dibujar desde que era una niña, pero cuando llegó el momento de decidir qué carrera estudiar, no me decidí por la ilustración. Estudié diseño gráfico en Barcelona y cuando terminé empecé a trabajar en un estudio que se llama The Original Cha Chá. Allí aprendí mucho. Se portaron muy bien conmigo, porque el primer año después de la carrera pude hacer un curso de ilustración un día a la semana en EINA (Escola de Disseny i Art, centro vinculado a la Universitat Autònoma de Barcelona). Este curso no era de ilustración infantil, pero me gustó mucho y siempre que podía intentaba poner ilustraciones en los diseños que hacía en el estudio.

Sigue leyendo

Entrevista con el escritor Diego Arboleda

Nacido en Estocolmo, en 1976, Diego Arboleda es uno de los autores clave de la literatura infantil y juvenil contemporánea de España. Es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Autónoma de Madrid, ciudad donde ha trabajado durante muchos años en una de sus librerías más importantes. Su obra literaria siempre ha estado vinculada al campo del libro ilustrado, especialmente dentro de la literatura infantil.

Ha publicado seis libros y ha ganado en dos ocasiones el Premio de Cuentos Ilustrados de la Diputación de Badajoz, junto con la ilustradora Eugenia Ábalos, con las obras Tic Tac, en 2008 y Cuentos de mala nieve, en 2010. Con su novela para niños Prohibido leer a Lewis Carroll obtuvo el Premio Lazarillo, el galardón más antiguo de literatura infantil del estado español. Esta obra fue seleccionada como mejor libro infantil de 2013 por el suplemento cultural Babelia y distinguida con el Premio Fundación Cuatrogatos 2014.

Con el propósito de conocer más sobre su trayectoria artística, hicimos llegar las siguientes pregunbtas a Arboleda. Para nuestra sorpresa, él adjuntó a sus respuestas tres dibujos creados, especialmente para esta entrevista, por Raúl Sagospe, ilustrador de sus libros Papeles arrugados y Prohibido leer a Lewis Carroll.

Sigue leyendo

¿Cómo, por qué y para qué? Premio Fundación Cuatrogatos 2014

Premio Fundación Cuatrogatos 2014Algunas personas se han interesado por saber cómo se seleccionaron los 20 libros ganadores del Premio Fundación Cuatrogatos 2014 y cuál fue el propósito de nuestra organización al crear esta distinción. Por ese motivo, solicitamos a los miembros del comité que tuvo a su cargo la elección final de las obras ganadoras que respondieran a estas tres preguntas:

¿Cómo fue el proceso de selección de los libros ganadores del Premio Fundación Cuatrogatos?

Sergio Andricaín: Para escoger esos 20 excelentes libros, leímos cientos de títulos a lo largo del año y fuimos preseleccionando aquellos que nos parecieron de mayor interés. Esos libros son enviados a la Fundación Cuatrogatos por editores y autores interesados en que valoremos su producción más reciente. También los conseguimos cuando asistimos a congresos y seminarios en otros países, así como en las ferias internacionales del libro. También consultamos a especialistas de distintos países y les pedimos que nos recomendaran títulos que les parecieran de especial interés entre los publicados entre finales del 2012 y el transcurso de 2013. Por supuesto, no pretendemos que la muestra con la que trabajamos sea exhaustiva, pero en ella estuvo presente un alto número de editoriales y fue muy representativa de lo que se está publicando actualmente. Finalmente, a partir de noviembre un jurado se dio a la tarea de debatir los libros preseleccionados y fuimos reduciendo el número de libros a considerar. La última reunión, a la que llegaron cerca de 70 títulos finalistas, fue difícil y apasionada, pero finalmente logramos un consenso y quedamos muy satisfechos con los 20 ganadores.

Daína Chaviano: El proceso de selección fue arduo. Después de una lectura general, comenzó el proceso de decantación, en el que se realizaron numerosas rondas donde se tuvieron en cuenta múltiples valores: originalidad, aporte de las ilustraciones al texto, estilo literario… Resultó bastante difícil hallar un equilibrio en los rangos de edades y temas, pero creo que se logró una muestra muy heterogénea que refleja lo mejor de la actual literatura para niños y jóvenes.

Antonio Orlando Rodríguez: Uno de las líneas de trabajo de la Fundación Cuatrogatos es el estudio de la oferta editorial en español para niños y jóvenes para «descubrir» las obras de mayor valor y recomendarlas con el fin de que lleguen al mayor número posible de hogares, bibliotecas y escuelas. Durante todo el año leemos cientos de libros que nos envían editoriales y distribuidoras de América Latina, España y Estados Unidos. A partir de ese material, realizamos una preselección de unos 300 títulos que un jurado de expertos fue reduciendo, a lo largo de varias rondas eliminatorias, a la cantidad de 20 títulos. El proceso para decidir los ganadores fue complejo, en algunos casos hubo unanimidad, en otros hubo mucha discusión y fue preciso releer las obras a la luz de los argumentos escuchados. La idea fue ofrecer un conjunto de títulos donde hubiera diversos géneros literarios y posibles destinatarios. Para tratar de consolarnos por no haber podido incluir entre los 20 ganadores varios títulos que fueron muy defendidos, tomamos el acuerdo de dar a conocer un listado de finalistas. En resumen, fue un trabajo realizado con rigor, conocimiento y transparencia. Como cualquier selección, puede dar pie a discrepancia, pero estamos convencidos de que en este caso puede afirmarse: «no están todos los que son; pero todos los que están, son».

Chely Lima: Fue un proceso muy reñido, por la calidad de los libros que se recibieron en la fundación y también por la variedad de criterios de los que participamos en la selección. Creo que el jurado se tomó muy a pecho, y en buena hora, que quedara lo mejor de lo mejor entre libros bien escritos, hermosamente ilustrados y editados con primor.

Eddy Díaz Souza: Lecturas tras lecturas, anotaciones, reflexiones y arduos debates condujeron –pasiones a un lado– a establecer durante el proceso una mecánica que facilitó, a la larga, el consenso general en las obras seleccionadas. Durante las largas sesiones primaron el rigor, el humor y el amor por la literatura y los libros.

Sigue leyendo