Opinan los editores de los libros ganadores del Premio Fundación Cuatrogatos 2021 (cuarta entrega: Ediciones Ekaré y Libros del Jata)

Continuamos publicando los comentarios de los editores que sus títulos  obtuvieron el Premio Fundación Cuatrogatos correspondiente a este año 2021.

Esta vez, responden la encuesta los integrantes del equipo editorial de Ekaré, desde Barcelona, y Gustavo Renobales, director de Libros del Jata, desde Bilbao. Nos encanta reunir en la nueva entrada del blog a los representantes de un sello con décadas de reconocida trayectoria en el campo de la literatura infantil y juvenil y a otro, fundado en el año 2014, que debuta en este rubro. Ellos comparten sus impresiones y criterios sobre las obras Los carpinchos y Poemario de campo.

El equipo editorial de Ediciones Ekaré habla sobre Los carpinchos, del uruguayo Alfredo Soderguit (Barcelona: Ediciones Ekaré, 2020):

¿Cómo llegó este libro a Ekaré y por qué decidieron publicarlo? ¿Cómo fue el proceso de edición?

Una de las vías de llegada de proyectos a la editorial es el contacto directo en ferias. Ese fue el caso de Los carpinchos. Alfredo Soderguit nos escribió para reunirnos en la edición de la feria de Bologna de 2019 y mostrarnos su proyecto. Desde que vimos en aquel correo la primera ilustración con esos carpinchos, nos encantó. Como Alfredo —además de hacer libros— es un agudo creador audiovisual, nos trajo a la feria el proyecto hecho de comienzo a fin, con sus escenas como una película. Estaba bastante desarrollado, pero aún quedaban páginas en bocetos y muchas decisiones sutiles por tomar. Así que el proceso de edición consistió más que nada en hilar fino, decidir palabras, gestos, orden de imágenes y diseño entre el equipo editorial y Alfredo.

Precisamente por ser detalles tan pequeños hubo mucha pasión en la toma de decisiones; como un mecanismo de relojería, cada vez que se apretaba un lado de la imagen o del texto, repercutía en todo lo demás.  Además, había un factor que añadía tensión: Alfredo ya había acordado la publicación simultánea del libro en francés con la editorial Didier Jeunesse. Por tanto, teníamos que editar bajo la presión de nuestras expectativas, las de Alfredo y las de la editorial francesa… ¡pero todo salió muy bien!

¿Qué le aporta al catálogo de la editorial?

En Ekaré nos interesa publicar libros que resistan al más terrible de los críticos: elpaso del tiempo. Buenas historias que se queden en la cabeza de los lectores por años y décadas.

También nos atrae mucho cuando esa textura “local” se convierte en universal: de allí la elección de usar “carpinchos” que es la voz rioplatense para “capibaras”, “chigüiros” o “chigüires”. No nos gusta hacer libros “fronteras adentro”. Las palabras e historias de Latinoamérica, así como de otros lugares del mundo, no solo pertenecen a los lectores dentro de los límites de sus países y regiones. Tan así es, que este es uno de esos raros casos en los que sin tener todavía el libro impreso comenzamos a vender derechos de traducción a otras lenguas: diez idiomas en su primer año. Incluso unos editores de Turquía nos escribieron diciendo: “Nos encanta, pero… ¿qué animal es este?”.

Sobre todo, Los carpinchos es un libro que según quien lo lea y cómo lo lea, puede ser gracioso, o puede ser emocionante, o puede ser político, o puede ser filosófico… En lo redondo de su metáfora y del limitado mundo entre las recelosas gallinas y los sospechosos carpinchos, cabemos todos. Nos enorgullece mucho tener una historia tan original en nuestro catálogo.

¿Por qué este libro merece ser leído?

Pensamos que es un verdadero libro para niños, gustoso para leer en silencio o en voz alta a un grupo. La manera en que el texto a veces contradice la imagen, las secuencias mudas, los gestos de los personajes, la amistad entre el pollito y el carpinchito solo visible en las ilustraciones, lo hacen un detonante fabuloso para un encuentro inteligente con los lectores jóvenes. En ese sentido, Soderguit ha construido un verdadero ejemplo de libro álbum.

También nos gusta mucho el final. Esa ventana redonda sugiere un universo cíclico: en este mundo son los pequeños quienes enseñan a los grandes a tener valor y hacernos amigos de quienes son diferentes; a atrevernos y librar por todos. Es infrecuente que una historia tan tierna sea, a la vez, tan subversiva. En el plano estético, la economía de la paleta de Soderguit, el humor en las expresiones de los carpinchos, la construcción de los pocos escenarios y el papel cremoso son una verdadera delicia.

Y finalmente porque… ¿a quién no le gustan los carpinchos?

Gustavo Renobales habla sobre Poemario de campo, libro con poemas de Alonso Palacios e ilustraciones de Leticia Ruifernández (Bilbao: Libro del Jata, 2019):

¿Cómo llegó esta obra a Libros del Jata y por qué decidiste publicarla?

La propuesta fue de Leticia. Tras una de las presentaciones que habitualmente hacía ella en la librería Jakintza de Vitoria-Gasteiz (Álava), me habló del libro, me dijo que eran poemas mínimos y acuarelas sobre cosas del campo y me preguntó si nos interesaría publicarlo. Luego nos envió un ejemplar de la edición italiana. Nosotros publicamos sobre historia natural, pero nunca antes habíamos publicado poesía. Este libro nos pareció encantador, y muy interesante (por las razones que expongo más adelante). La decisión de publicarlo fue muy rápida.

¿Qué le aporta al catálogo de la editorial?

Se trata de una línea completamente nueva en nuestro catálogo (dedicado básicamente a la divulgación de historia natural), pero que enlaza bien con el conjunto. Parte sustancial de nuestra filosofía (si se puede decir así) es la importancia que concedemos a la mirada sobre las cosas. Aprender a mirar nos abre las puertas para comprender mejor y disfrutar más plenamente. El libro de Alonso y Leticia nos aporta una forma de mirar distinta a la del naturalista, una forma distinta de comprender. Además, es la primera obra que publicamos para el público infantil, un peldaño más de lectores potenciales, esperamos que sea otra puerta para que cada niño desarrolle su propia forma de mirar.

¿Por qué este libro merece ser leído?

Es un libro tanto para leer como para mirar, y disfrutar con las dos cosas. La conjunción entre ambas nos parece aquí casi perfecta. Los poemas de Alonso y las acuarelas de Leticia tienen un gran poder de evocación, con unos trazos mínimos de colores o de palabras. Hay asombro, alegría, humor, pero sobre todo hay un profundo amor por plantas y animales a los que, de puro vulgares, habitualmente no prestamos atención. Entrar en este Poemario es como pasear por el campo y verlo con la alegría y el desenfado de Alonso y de Leticia. Tal vez esta experiencia sirva para que el lector se sienta más próximo a eso que llamamos naturaleza, y trate de entenderla mejor.

_______

Otras respuestas de editores: 
Luciana Kirschenbaum, de Limonero (Argentina), y Luisa Noguera Arrieta, de Panamericana Editorial (Colombia).
Luis Larraza, de bookolia (España).
Maribel G. Martínez, de Lóguez (España), y Pablo Cruz, de Anaya (España).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *