Opinan los editores de los libros ganadores del Premio Fundación Cuatrogatos 2021 (segunda entrega: bookolia y Ojoreja)

Continuamos publicando las respuestas de los editores de los títulos ganadores del Premio Fundación Cuatrogatos 2021 a la encuesta que les enviamos.

En esta oportunidad, son Luis Larraza, de bookolia (España), y Paula Fernández, de Ojoreja (Argentina), quienes nos cuentan cómo llegaron a sus manos las obras Tiempo de otoño y Letras sueltas y qué los llevó a publicarlas.

Luis Larraza habla sobre Tiempo de otoño, de la escritora e ilustradora española Concha Pasamar (Madrid: bookolia, 2020):

¿Cómo llegó este libro a bookolia?

Con Concha tenemos una relación muy fluida, de confianza y amistad, por lo que ella tiene las puertas totalmente abiertas en la editorial. Cualquier propuesta suya es bienvenida casi desde los orígenes de nuestra relación, allá por 2016. Después de publicar su anterior álbum como autora Cuando mamá llevaba trenzas, me comentó que tenía un álbum por rematar, casi terminado, fruto de los trabajos de un taller de ilustración y muy distinto del anterior, la ilustración cuando menos. Fue el primero que había hecho, antes incluso que Cuando mamá…, y quizá por ello, lo veía como un álbum de iniciación y aprendizaje. Cómo no, le dijimos que nos lo enviara, que lo valoraríamos encantados y que, si nos gustaba, le haríamos un hueco en nuestro catálogo. En cuanto lo leímos supimos que debíamos publicarlo.

¿Por qué decidieron publicarlo? ¿Qué le aporta al catálogo de la editorial?

Porque sería un pecado no hacerlo. Por su indudable calidad, nos pareció un libro redondo, que llega muy dentro, de alto valor literario y artístico. La capacidad de observación, de asombro de la protagonista, la invitación que nos ofrece a seguir su camino y fascinarnos con lo que observa, la naturaleza, el paso del tiempo. Las ilustraciones de interior dan una sensación de abrigo que invitan a permanecer a resguardo en casa cuando llegan los primeros fríos del otoño; las de exterior, y pese a la paleta tan escueta que presenta en el trabajo, te introducen en esa naturaleza vibrante de matices infinitos que poseen los paisajes otoñales. La triple sinestesia de la doble página final remata un texto íntimo, contenido e indagador.

Con este álbum iniciamos la colección Crizal en bookolia, un nombre que debemos, por otro lado, a la propia Concha, palabra eufónica y sugerente. Crizal es un término que aún se usa en la zona de la ribera de Navarra y La Rioja baja, y hace mención al escalón de la puerta que da acceso a la casa. Un lugar donde los niños solían jugar, el umbral del hogar, el paso a la calle. Precisamente, y debido a ese sentido fronterizo, la colección busca explorar otros límites, otros caminos. Tiempo de otoño ha inaugurado esta colección y nos ha parecido el título ideal para hacerlo.

¿Por qué este libro merece ser leído?

Tiempo de otoño es una invitación al descubrimiento pausado, a la observación atenta de los cambios, el lento paso del tiempo, las pequeñas transformaciones de la naturaleza… El tono intimista y lírico del texto se refuerza con la calidez de las ilustraciones, compuestas en pastel y carboncillo. Esta amalgama de elementos hace que acercarnos a la lectura de este álbum sea una auténtica delicia. Y nos alegra saber que esta impresión nuestra se haya refrendado en múltiples ocasiones por personas e instituciones relevantes del mundo de la literatura infantil y juvenil y, sobre todo, por los propios lectores.

Paula Fernández habla sobre Letras sueltas, poemario de Juan Lima ilustrado por Max Cachimba (Buenos Aires: Ojoreja, 2019):

¿Cómo llegó este libro a Ojoreja?

Letras sueltas surge en un encuentro con Juan Lima, después vinieron las charlas, las ideas se fueron espiralando. Le propusimos como pareja autoral a Max Cachimba, anticipándonos al sí que tendríamos por respuesta. Ellos se conocen desde hace muchos años y estábamos seguros de que sería la dupla ideal para trabajar un tema que hace rato queríamos abordar: la deconstrucción del abecedario. Encontramos que la poesía era el camino, el vuelo poético de Juan y la irreverencia de Max.

¿Por qué decidieron publicarlo? ¿Qué le aporta al catálogo de la editorial?

Aporta un desconcierto, no es un libro condescendiente, no busca empatía, busca ruptura desde la palabra y desde la estética.

Juan Lima nos presenta el revés de la lógica, el revés del sistema. Como dice Pablo De Santis en el texto de contraportada: “Las letras, además de cumplir con su diaria labor de formar palabras, tienen su propia vida. En las páginas de este libro aprendemos los secretos del abecedario, ese desorden que el orden alfabético trata en vano de esconder”.

Es un libro exquisito también en subgéneros: a veces cerca del haiku y otras del caligrama, los preciosos poemas imaginan para cada letra costumbres, paisajes y caprichos. Así conoceremos el enigma de la E, el sueño de la S, el tictac de la T…

¿Por qué este libro merece ser leído?

Porque es un libro a contramano, un libro que no responde a lo esperable, un libro irreverente que apela al absurdo para entender una lógica normativa, un sistema, ni más ni menos que el sistema lingüístico.

_______

Otras respuestas de editores: 
Luciana Kirschenbaum, de Limonero (Argentina), y Luisa Noguera Arrieta, de Panamericana Editorial (Colombia).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *