July Macuada: “Ser ilustradora te hace ver de otra manera el mundo”

julymacuada1En los últimos años, July Macuada se ha consolidado como una de las ilustradoras más sobresalientes de la edición de libros para niños en Chile. Así lo prueban sus dibujos para obras como Los espejitos de Japón, de Alicia Morel (Catalonia, 2013), Historias, versos y viñetas (Ediciones SM, 2011) y, de manera muy especial, para el álbum Duerme, niño, duerme, con texto de Laura Herrera, publicado por Ekaré Sur en 2013. El trabajo de July en esta última obra constituye un auténtico regalo visual, que cautiva al lector con su poesía, su esmerada ambientación y la elegancia de las composiciones.

Sobre el proceso de creación de Duerme, niño, duerme, obra ganadora del Premio Fundación Cuatrogatos 2015, y otros temas, conversamos con esta artista chilena.

¿Cómo y cuándo llegaste a la ilustración de libros para niños?

Decidí dedicarme a ser ilustradora cuando visité una feria del libro infantil y juvenil. Me encontré con tantas maravillosas imágenes y diseños editoriales que salí fascinada. Luego comencé a investigar, a practicar y a ilustrar independientemente de lo que hacía como diseñadora gráfica. Primero ilustré para revistas y a través de eso en Ekaré Sur vieron mi trabajo, les llamó la atención y me llamaron para participar en algunas publicaciones. Luego, teniendo un buen portafolio, me contactaron de otras editoriales chilenas para publicar. Hasta el momento tengo algunos libros ilustrados y espero que vengan muchos más.

¿Qué te atrae de esta especialidad artística?

Me gusta la libertad gráfica que permite trabajar en imágenes con distintos lenguajes, pero que son formas que comunican y pueden transmitir emociones. Ser ilustradora te hace ver de otra manera el mundo, más creativamente y encontrando la belleza, todos los días.

Ilustrar para libros infantiles tiene la ventaja de poder ser lúdico, experimentar, volverse un poco niño cuando tomas la historia, pero también se debe ser muy riguroso y estudioso a la hora de comunicar bien para un público infantil. Es un equilibrio muy atractivo. Además, yo trabajo con técnicas análogas y digitales, e ilustrar de forma manual con los tiempos que corren es un desafío contrareloj, pero es muy placentero.

Duerme nino duerme

¿Por qué ilustraste Duerme, niño, duerme?

Cuando leí el texto de Laura Herrera, curiosamente lo relacioné con una canción que me cantaban cuando era niña, porque me pasaba lo mismo que a José, el protagonista del libro: no me gustaba ir a dormir y conciliaba el sueño luego de que mi padre se sentaba junto a mi a contarme un cuento. Eso fue mi primer ancla. Mi relación inmediata con el texto fue desde mi infancia. Eso me cautivó. Luego, que el texto se tratara de un libro dentro de un libro, me pareció que era una historia con la que podía jugar con las imágenes con las que un niño crea su representación del mundo, se veía muy entretenido.

¿Cuáles son los retos de ilustrar un poema en el formato de un libro álbum?

Me gusta ilustrar poesía y lo he realizado para otros libros. Trabajar textos poéticos es un completo desafío, porque se pueden realizar múltiples interpretaciones a nivel de visualidad. Decidir qué camino se tomará, requiere minuciosidad y reflexión con respecto a la relación de las palabras con una imagen. Además, en un libro álbum, de los tantos retos que se presentan, destacaría la libertad de poder representar una historia que enriquezca el texto inicial o una historia en un mundo que inventas con tus propias reglas.

Duerme_14_port_baja

¿Cuáles fueron tus premisas para ilustrar Duerme, niño, duerme?

Cuando la editoria Verónica Uribe me entregó el texto, me dio libertad para interpretar lo que quisiera, realicé algunos storyboards y luego decidimos el tono principal del libro y de los personajes.

Como el texto se relacionaba con el sur de Chile, decidí tomar mis recuerdos acerca de viajes que había realizado a esos paisajes, enriquecidos con las historias y recuerdos de mi madre, quien es oriunda de la zona. Sin embargo, en el texto, además, aparecen unas preguntas que José, el protagonista, dice con cierto temor. Desde ese punto, decidí resolver las escenas acercándome a un mundo onírico o surrealista, que es un tema que me gusta, eso me ayudó a poder transmitir las interrogantes del niño. Y para que no estuviera tan solo, inventé un conejito amarillo que lo acompaña, quien simboliza a la madre, de la cual el niño siempre quiere estar cerca. Esa fue una propuesta a la idea original, porque ese personaje no está dentro del texto y tenía el riesgo de ser rechazada, pero les pareció muy interesante, por lo que quedó como un personaje relevante.

¿Qué técnica elegiste para el libro y por qué?

Es una técnica mixta, el dibujo es con lápiz negro y realicé texturas con tintas y lápices pastel que luego incorporé en digital. Me interesaba que se notara lo rústico de gran parte del paisaje de Chiloé, sin dejar de lado sutilezas de los detalles. Estudié también la forma de la luz nocturna y el color azul, para que fuera un libro sobre la noche, que transmitiera misterio, pero, al mismo tiempo, cercanía. Por lo mismo, decidí que todos los personajes llevaran elementos luminosos no eléctricos para llevarle luz a José, que teme a la oscuridad, junto a la luna que al final del cuento aparece en el cielo alumbrando y calmando la noche. Esa calidez la pude transmitir coloreando texturas con lápices amarillos sobre papel entelado.

Duerme_12_port

Las imágenes del libro recrean la geografía y los ambientes de Chiloé. ¿Cómo fue ese trabajo de documentación? ¿Conocías esa región de Chile?

Al principio la inspiración de los paisajes estaba relacionada con otra región de Chile en el sur, pero en el tiempo que estaba realizando el libro, viajé por vacaciones a Chiloé y quedé encantada con la vegetación, las costumbres y las personas, tan propias de ese lugar. Conversé con los editores y realicé cambios en el storyboard y las maquetas.

Luego regresé y recolecté información de la flora, los paisajes, la fauna y de elementos que caracterizan los hogares, como las cortinas, los decorados de fibra vegetal, el color de la madera de los interiores o como se vestía la gente de distintas edades, por ejemplo.

¿Cómo fue la experiencia de trabajar con Ediciones Ekaré?

La experiencia ha sido muy enriquecedora. Fue la primera editorial que me permitió entrar al mundo de libros infantiles y he estado trabajando con ellos en diferentes publicaciones, tanto en libros como en otros formatos, como laminarios y cuentos para kamishibai. Ha sido toda una escuela de aprendizaje, ya que el equipo le dedica tiempo a todos los detalles de la imagen y el texto, respetan tus propuestas y decisiones, eso te permite trabajar con amplitud y dedicación al estudio. Me siento agradecida de todo eso y, por supuesto, de queVerónica Uribe y Claudia Larraguibel, las editoras de Ekaré, se interesaran por mi portafolio cuando estaba comenzando.

¿Qué comentarios has recibido sobre Duerme, niño, duerme?

Me han llegado muchos comentarios de que es un bello libro, por la historia y el clima de las imágenes; pero me han llamado la atención algunas mamás que me escriben o comentan en mi Facebook diciendome que “el libro de José”, como le llaman, les gusta mucho a sus hijos, que lo piden antes de ir a dormir, todas las noches, que ya se saben el libro de memoria y que está medio desarmado de tanto que lo leen y vuelven a leer. A los niños más chiquitos les gustan los personajes y los identifican con sus familias, y los más grandes se dan cuenta de que leen un libro dentro de un libro y eso les llama la atención.

¿Alguna anécdota que puedas compartir?

Algo especialmente emocional que me ocurrió, fue que para el personaje del abuelo me inspiré en uno de los hermanos de mi mamá, que también vivió en el campo, pero mi tío, unos días antes de que el libro saliera a la luz, falleció. Así que este, mi primer libro álbum, tiene además implicaciones emocionales muy profundas y bellas para mí, ya que su recuerdo queda plasmado en un personaje cariñoso que otras personas pueden conocer.

3 pensamientos en “July Macuada: “Ser ilustradora te hace ver de otra manera el mundo”

  1. A mí me encanto la lectura y las ilustraciones del livro . Yo soy uma escritora brasileña de livros para ninõs , mucho me gustó . Cumpleanõs para todos .
    Mí libros : El Gato Juarez – Ed. Scortecci y Tita y otras pepitas- Ed. Scortecci . Son todos hechos em rimas para ninõs
    Um abrazo gracioso!
    Marisa Mirás

  2. Recien hoy pude leer con detenimiento esta presentación del libro Duerme niño Duerme .
    Me parecen hermosas las reflexiones de la ilustradora,poseedora de una gran sensibilidad.
    Tuve la inmensa felicidad de conocer la isla de Chiloè,y para mi es un lugar mágico al que vuelvo cuando narro uno de mis cuentos preferidos.
    Gracias Cuatrogatos por poner este comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *