Tres proyectos insólitos de promoción de la lectura

RumaniaCuando a ratos parece que ya ninguna experiencia de promoción de lectura logrará sorprenderlo a uno, se descubren algunas realmente singulares. Y lo más interesante: generadas en distintos lugares del mundo.

Empecemos por Rumanía. En la importante ciudad de Cluj-Napoca, las autoridades de transporte aprobaron una iniciativa del promotor de lectura Victor Miron para que algunos pasajeros puedan utilizar gratis el servicio de autobús. ¿El único requisito que deben cumplir para tener ese beneficio? Leer un libro o una revista mientras estén viajando. Emil Boc, alcalde de la localidad, estuvo de acuerdo con implementar esta iniciativa, pues a su juicio la lectura es sinónimo de crecimiento en lo cultural y lo educativo. Por su parte, Miron, el impulsor del proyecto, ha revelado que le costó un año lograr que su plan se convirtiera en realidad. Pero insistió e insistió hasta que se salió con la suya, convencido de que “para promover la lectura, es mejor recompensar a los que leen en lugar de criticar a los que no lo hacen”.

LaPaz

Muy lejos de ese municipio del noroeste de Rumanía, en la ciudad de La Paz, en Bolivia, también ha surgido una iniciativa de fomento de la lectura y transporte público llamada Lectura con altura. El Ministerio de Educación y la empresa estatal Mi Teleférico firmaron un convenio para instalar bibliotecas virtuales que permitirán a los pasajeros acceder a colecciones de libros cortos desde las cabinas del teleférico, mediante el uso de tabletas. La primera biblioteca funcionará en la Línea Roja, que va de La Paz a El Alto, e inicialmente permitirá que 16 pasajeros tengan tabletas a su disposición durante el trayecto; más adelante el servicio se extenderá a otras líneas. También hay planes de hacer sesiones de cuentacuentos en los viajes. Sin duda, una buena idea para que los trayectos en el teleférico, que suelen durar entre cinco o diez minutos, se conviertan en una opción cultural.

Barbero

Por último, vale la pena mencionar la propuesta de Courney Holmes, un barbero de Dubuqe, Iowa, en Estados Unidos. ¿En qué consiste? Pues nada menos que en regalar cortes de pelo gratis a los niños que lean mientras él se ocupa de sus cabezas. “Si no saben leer, los ayudo a entender el libro y lo leemos junto”, explica Holmes. El éxito ha sido enorme y actualmente tiene filas de 20 niños esperando para cortarse el pelo con él. “Comencé trayendo libros de mi casa, pero ahora la gente me envía algunos”. Este barbero interesado en fomentar la lectura ha tenido el apoyo de la Community Foundation of Greater Dubuque para llevar a cabo su proyecto.

Nada, que los buenos promotores de lectura siguen sorprendiendo con apuestas singulares aquí o allá.

3 pensamientos en “Tres proyectos insólitos de promoción de la lectura

  1. Excelentes ideas, felicitaciones a estos promotores de lectura que contribuyen a que otras personas disfruten y amen la lectura.

  2. Buenísima idea, no cabe duda que hay quien quiere ayudar verdaderamente a fomentar la lectura, mientras que aquí parece que nos se dan cuenta de la necesidad tan grande que existe de fomentar el gusto por la lectura desde la infancia en nuestros niños.

  3. Felicidades a todas estas personas e instituciones que promueven de tal modo la lectura. Que su imaginación estimule la nuestra !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *