Mapache quiere ser el primero

Mapache quiere ser el primero. Susana Isern y Leire Salaberria

Un excepcional mapache llega a la colección Somos8 de la editorial NubeOcho. Digo excepcional porque no es un mapache cualquiera, es el primero en todo, le gusta serlo, es su único objetivo, y sus amigos lo reconocen y aprecian, y aplauden al mapache “hasta que su cola se eriza de satisfacción”.

Los mapaches son esos animalitos carnívoros, de apariencia encantadora, también conocidos como osos lavadores, pequeños, de pelo medianamente largo y de color gris plateado. En las ilustraciones del libro, igualmente encantadoras, nuestro mapache es azul, y no creo que sea por gusto. 

El relato, escrito como una fábula, comparte con los niños algo sumamente importante y pasado de moda: ser el primero no siempre es divertido, ser el último es más divertido aún. Para llegar a esa conclusión, el mapache que siempre había sido el primero en todo, tendrá que crecer junto a sus amigos, sentir rabia, frustración, decepción, soledad, y por fin, reconciliación. 

Los dibujos que Leire Salaberria hizo para el texto de Susanna Isern forman parte también de ese estilo, tan lineal como colorido, con que está construida la narrativa. Sin grandes adornos en el lenguaje, la escritora logra un sentido figurado que forma parte ya de una tradición. Desfilarán ante ustedes pájaros, conejos, ardillas y un zorro, este último capaz de dejar a mapache en ridículo. Y todos dibujados con tanta alegría como puede ser la amistad.

Desde niña me gustaron las fábulas de animales, a menudo encontraba cosas en común entre esos animales y yo, y sentirme identificada con ellos era un gran placer. Para los niños, esa identificación, además de didáctica, es emocional, y profundiza activamente en sus sentimientos, valores humanos y desarrollo social.
Legna Rodríguez Iglesias