Artesanía binnizá (zapoteca).
  • Artesanía binnizá (zapoteca).

Didxayé’ xti’ didxazá / Poemas en zapoteco

Esteban Ríos Cruz
Ca xquelaguidi dxi zezá

Ruxhele’ guiña huiini’
ra yaapa’ ca diidxaxiyui’, riooa’ dubisi naca neza
xti’ yoo ni naca’ di’, ne zedxela
duuba’ ni guca’ neegue’,
ladi ga’nda’ xti’ nisa
ni ruuya’ naa dede ra bizé,
biguitu rini nexhená
naca ti guendaroonda’ naguchi, doo birí
ne xquendarizá cadi ruchaa, xho’ xti’ ca cuaananaxhi bii
ra rusuló gusiyé lo beeu gaayu’.
Ra riluxe layú yoo, xaniaa ti yaga du’ga’, ne guendarioodxisi’ xti’ beñe nuí,
noo guizu cadi guadana xti’ nuna
ne duyoo xquipe’ ga’chi’ ndaani’
cue’ ca xquelaguidi dxi zezá.
 
Los huaraches del tiempo

Abro el pequeño baúl de historias guardadas, penetro en los rincones de esta casa que soy,
y voy encontrando
rastros de mi ayer,
el cuerpo fresco del agua
que me mira desde el pozo, la oropéndola vivaz
hecho un canto amarillo,
la caravana de hormigas en su viaje inmutable,
el olor de las vainas del mezquite
en las primeras lluvias de mayo.
En el fondo del patio, al pie del amate,
en su mutismo de barro, la olla intacta del destino
con mi cordón umbilical guardado
junto a los huaraches del tiempo.


 
Guendarietenala´dxi´

Dxi gupa’ gaayu’ iza
guendanabane’ guca ti bizunu bacaanda’, gande ye bidola ne ti guibá’ nayaani’.
Rutaagoa sia loa ne dxi zezá guca xtine’, guca ti daaya ni guleza gooze’
ne gudó ca bandaga ni ruxui’loa.
Galaa dxi guca ti riabantaa biaani’ ni bichá nisa ca bigoose capapa, laga si naa bisugaa yaga hule
ra bioa niguebentaa ubidxa ne ti ye nandí nicá laa.

Recuerdo

A los cinco años
mi vida era un puñado de sueños,
veinte canicas y un cielo azul. Cerraba los ojos y el tiempo era mío, se volvía una mantis sosegada comiendo de las hojas de mi fantasía. El mediodía era una cascada de luz que salpicaba a los zanates en vuelo, mientras yo estiraba mi resortera queriendo derribar el sol
de una certera pedrada.


 
Ye yaani’

Nagooa loa ndaani’
guisu nisa, ruuya’ ti ba’du’
riendee naa.
Naca guendalugu xtibe
ti guichi ndaani’ la’dxiduá’.
Ribidxaa ne bandá que rilaa cudí’ bieque.
Ra  zegatadxí nisa riree xti’ xcuidi
ni ruuya’ naa naquiite.
Ribecuea’ loa xquendaruuyabe, raca’ ti ye yaani’ nisa.
 
El espejo

Asomado al fondo de la tinaja
miro a un niño con mi rostro. Es su inquietud
un aguijón en mi alma. Grito y la imagen
se astilla en círculos. Detrás del remanso renace otro niño
que me mira curioso. Huyo de su mirada,
me vuelvo espejo de agua.

(Traducciones del zapoteca al español realizadas por el autor).