Sombras en el arcoíris

Sombras en el arcoíris. M. B. Brozon

Hay tantos niños que van a nacer
con una alíta rota
y yo quiero que vuelen compañero.
Pedro Lemebel


Antes de que el hashtag #LoveIsLove fuera tendencia en las redes sociales, las parejas homosexuales no podían agarrarse de la mano en la calle. Incluso hay países donde los gays aún son condenados a muerte. Durante años, las convenciones sociales levantaron muros altísimos y derribarlos no ha sido fácil. 

Uno de los pasos más complejos dentro del universo queer es asumir que perteneces a él. Hay quien logra cruzar el umbral, pero no para todos es sencillo poner el primer pie fuera del closet. Para Paolo Zanotti, “[...] el origen de la expresión (‘salir del armario’, alude irónicamente, además de a “tener un cadáver en el armario”, a la presentación en sociedad de los debutantes) lleva implícita una doble declaración: presentarse a la sociedad de los ‘normales’ y a la de los ‘iguales’”. 

Muchos niños crecen atormentados porque se saben homosexuales. Y son esos los muros más terribles. Pero hay quienes día a día tumban esos ladrillos. La escritora mexicana Mónica B. Brozon hace su aporte con la novela para niños Sombras en el arcoíris, publicada por el Fondo de Cultura Económica e ilustrada por el español Guridi. La historia de un adolescente que decide contarles a sus padres que es gay, narrada hermosamente a través de la mirada inocente de su hermana menor.

Hay familias que reciben estas noticias con naturalidad. Pero hay unas que lo toman muy mal. Este no es el caso del protagonista, pero sí el de su novio. La violencia siempre resulta el peor de los escenarios. Y aunque es un alivio pensar que #LoveIsLove se popularizó en Twitter, es importante que muchas familias se enfrenten a lecturas como estas para que el amor pase de ser una tendencia a una realidad.
Leonardo Van Schermbeek