Fundación Cuatrogatos

Leer y releer

Artículos

Cuando los libros crecen. Literatura y violencia

Irene Vasco

Foto tomada del periódico 'La opinión', Cúcuta, Colombia.

El señor Watts nos había regalado a nosotros, los niños, otra porción del mundo. Descubrí que podía volver a ella siempre que quisiera. Es más, podía elegir cualquier momento de la historia.
Lloyd Jones, El señor Pip

Los mapas recorridos

¿Violencia? ¿Dónde está la violencia? ¿En la sala de espera de un hospital sin médicos, enfermeras, medicinas ni camas? ¿En los cordones de miseria de las grandes ciudades donde se hacinan los desposeídos? ¿En las minas de oro y de carbón donde los niños mueren asfixiados y bajo toneladas de escombros buscando una promesa de mejor vivir? ¿En los ríos contaminados por las industrias que no gastan ni una porción de sus utilidades en el cuidado de las aguas? ¿En las casas campesinas donde el hambre se hace sentir de día y de noche? ¿En las escuelas sin libros? La violencia está en muchas partes.

La esperanza también.

He conocido la violencia y la esperanza transitando por las calles y las carreteras de mi país, Colombia, en el que, según los políticos y los periodistas, llevamos cincuenta años de guerra y según los historiadores llevamos quinientos años.

Las fechas y los datos no son importantes para las personas que día a día viven las consecuencias. Las tribulaciones cotidianas no permiten detenerse en la investigación y el análisis de los hechos. Hay que resolver, sobrevivir, desplazarse, vencer, resistir. La memoria se borra para que el presente se haga perentorio. Como diría Orwell, “Quién controla el pasado, controla el futuro. Quién controla el futuro, controla el pasado”.

En medio de los conflictos y los dolores, a través de diversos programas, muchas personas e instituciones, intentamos aliviar, exorcizar, catalizar y brindar esperanzas a las víctimas de una guerra sin fin, agazapada en miles de rincones.

Señalar en mapas, formular estadísticas, pararse sobre la teoría, son formas de evadir responsabilidades. Por ello quiero hablar de casos concretos, unos pocos entre la enorme experiencia acumulada a lo largo de los años en este recorrer del país.

El otro lado

Wikipedia, ofrece la siguiente definición de la llamada “Zona de Distensión” en Colombia:

“La zona de despeje de San Vicente del Caguán y/o simplemente El Caguán, fue un área otorgada por el gobierno del presidente Andrés Pastrana mediante Resolución 85 de 14 de octubre de 1998, para adelantar un proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y acabar con el conflicto armado colombiano. Se creó en noviembre de 1998 y entró en efecto en enero de 1999. Comprendió una extensión de 42.000 kilómetros cuadrados y estuvo conformada por los municipios de La Uribe, Mesetas, La Macarena y Vista Hermosa en el departamento del Meta, y por San Vicente del Caguán en el departamento del Caquetá.”

A uno de los municipios de esta Zona, a Vista Hermosa, le fue asignada una sala de lectura infantil destinada a su Casa de la Cultura en el año 2.000. Yo fui una de las personas encargadas de entregar la colección, de animarla y de capacitar a los bibliotecarios, docentes y líderes que se ocuparían de darle vida.

Como puede deducirse de la definición de Wikipedia, la Zona era gobernada por el ejército revolucionario FARC y había que ingresar a ella con permiso de esta autoridad transitoria. Las reglas de juego eran impuestas por la guerrilla y quienes visitábamos su dominio debíamos cuidar las palabras, los gestos, incluso el equipaje y las comunicaciones con la familia que dejábamos del otro lado del territorio colombiano. Las cámaras fotográficas eran prohibidas y los registros de video aún más.

Bajo estas condiciones acepté el reto que me proponía la Biblioteca Nacional y llegué con mi habitual carga de libros y materiales en busca de lectores.

Viví en Vista Hermosa durante cinco días. El municipio era muy pequeño, tenía no más de diez cuadras que podían recorrerse en pocos minutos. Todo el mundo se conocía con todo el mundo, los habitantes sabían quién era cada quién. Yo no sabía nada, no conocía a nadie, sólo a mis dos compañeros del ministerio de Cultura que viajaron conmigo. No quise averiguar, sólo pensé que los del otro lado eran tan colombianos como nosotros y que la literatura y el arte operarían allí de la misma manera que en mi lado conocido.

En la Casa de la Cultura, donde a veces mi voz tenía que competir con los ensayos de danza y su música a muy alto volumen, frente a un auditorio que crecía a medida que pasaban las horas y los días, leí, leí en voz alta sin parar.

¿Qué lecturas seleccioné para este grupo de adolescentes, docentes, bibliotecarios, líderes y personas que no se identificaban pero que yo intuía eran miembros del grupo insurgente que, o me vigilaban o se interesaban genuinamente? A juzgar por sus reiteradas y críticas reflexiones a lo largo de los días, estaban más interesados que preocupados por mi taller. Escuchaban como escuchan los niños los cuentos infantiles que yo desplegaba uno tras otro.

Donde viven los monstruos, de Maurice Sendak (Alfaguara), mi eterno cómplice a la hora de seducir lectores, fue, como suele suceder, el más aplaudido. Cuando comencé a develar los secretos escondidos entre las imágenes, la sorpresa y las reacciones fueron generales. Todos y cada uno, desde su punto de vista, hablaban de la vida, la muerte, la libertad, el secuestro, la paz, la guerra, temas que en la vida cotidiana y de manera directa, no se podían tocar so pena de ser condenado a graves castigos o expulsado de la Zona.

A medida que seguía leyendo los hermosos álbumes dirigidos a los más chiquitos, las palabras, las expresiones genuinas de personas envueltas en la guerra, se multiplicaban, siempre bajo la apariencia de la literatura, siempre hablando a nombre de los personajes y sus situaciones ficticias.

Recuerdo especialmente el impacto causado por el libro El otro lado, de Alejandro Aura con ilustraciones de Marcos Límenes (Fondo de Cultura Económica). Un álbum aparentemente inocente, generó, sobre todo entre los jóvenes, profundas manifestaciones de dolor, de rabia, de frustración por el confinamiento obligatorio en un lado que ellos no habían elegido y del que no podían salir. Algunos hablaban con más esperanza, imaginando el otro lado como una especie de paraíso perdido al que un día tal vez accederían.

Sintiendo que mi apuesta de leer álbumes para niños a un público adulto y tremendamente politizado daba frutos, seguí con mi repertorio. Las voces simbólicas de la literatura, el orden de sus estructuras, los narradores y protagonistas inexistentes, permitían que las voces de todos fueran escuchadas con respeto, a veces con admiración, creando una cohesión social donde hasta ese momento sólo existían enemigos. Este proceso abría, para ir cerrando, heridas que la guerra no dejaba cicatrizar.

Para desencadenar aún más diálogos, leí un hermoso libro sobre la prevención que sentimos frente al otro y a la solidaridad que se desata frente al peligro: ¿Quién llama en la noche a la puerta de Iván?, de Reinhard Michi y Tilde Michels (Editorial Juventud). Los diálogos se multiplicaron y tuve que leer el libro dos veces a solicitud del grupo.

El último día, para cerrar el taller, decidí correr un riesgo. Leí Flon Flon y Musina, de Elzbieta (Ediciones SM). Dos tiernos conejos juegan inocentemente entre flores en un ambiente primaveral. Corazones rosados enmarcan sus juegos. El mundo se parece al paraíso terrenal… hasta que llega la guerra y todo su sufrimiento. El padre se ausenta, las bombas resuenan, el mundo se oscurece, los cadáveres ocupan el lugar de las flores, y los niños conejo son separados por una cerca de alambre.

En este momento ya no se hablaba de mundos simbólicos. Se hablaba de la guerra con todas y cada una de sus consecuencias. Por un instante, cuando una de las personas que yo sabía que tenía la función de vigilarme, se levantó. Pensé que el taller había terminado y que yo sería erradicada de la faz del municipio de inmediato.

Me sorprendí cuando esta persona que no había hablado en los días anteriores, sin identificarse como guerrillero, contó que vivía en plena selva y que le gustaría llevarse ese libro para unos niños que él conocía. Por supuesto, con gran placer, le entregué mi ejemplar y hasta hoy me pregunto sobre su destino. ¿A quién quería esa persona leerle Flon Flon y Musina, quiénes serían los interlocutores que habitaban ese otro lado más allá de los lados que yo conocía, que hablarían sobre la paz y la guerra, el amor, la amistad, el dolor, el desgarramiento, intentando curar heridas, cicatrizar enemistades, a la luz de un libro tan “tierno”, tan infantil? No tengo respuestas, pero me queda la esperanza de que el libro haya producido su efecto sanador.

Cuando los libros no alcanzan

A lo largo de los siglos, la población rural colombiana se ha visto obligada a desplazarse del campo a las ciudades por las dificultades económicas, de infraestructura, de imposibilidad de intercambiar productos, de carencia de educación, entre muchos otros motivos. En las últimas dos décadas esta situación se ha recrudecido por los efectos de la guerra y ha traído, entre otras consecuencias, que grandes capas de la población del campo, agricultores, pescadores, mineros, se inserten en los cinturones de pobreza y miseria de las zonas marginales de las ciudades que crecen caótica y desproporcionadamente.

Entre esta población despojada, que huye de las masacres, los ataques de los paramilitares y los grandes poderes económicos que se adueñan de sus tierras, la memoria de lo que quedó atrás es tan dolorosa que es mejor no evocarla, el futuro es tan oscuro que no se puede nombrar, el miedo está tan profundamente enraizado que paraliza y mata el deseo de vivir. El terror, la ira, las carencias afectivas y la incertidumbre, producto del desarraigo, promueven la desesperanza y el escepticismo respecto de sí mismos y de su entorno. Además, estas personas, sabias en sus territorios, llegan a la ciudad, en muchos casos, sin saber leer ni escribir, sin entender las nuevas señales de una jungla muy diferente a la propia y quizás más agresiva, más peligrosa, más inhumana que la que dejaron atrás por culpa de la violencia desatada y sin fin.

¿Cómo podemos los ciudadanos del común colaborar en estos casos? Es casi imposible penetrar en estos territorios que se defienden a mordiscos y a golpes. Sin embargo, es indispensable unir esfuerzos para mitigar de alguna manera, con las herramientas que cada uno disponga, y no abandonar a estos desheredados.

En el año 2002 unos bibliotecarios amigos, perturbados por las familias que rápidamente se hacinaban en las afueras suburbanas del barrio donde trabajaban, me pidieron que los acompañara a extender el servicio bibliotecario hasta esta tierra de nadie, donde los niños jugaban entre las aguas negras, las mujeres cocinaban arroz, no había más, los hombres recogían trozos de madera, cartón, plástico, para improvisar covachas que les sirvieran de refugio. Con nuestras botas de caucho para caminar sobre la podredumbre comenzamos a ir al asentamiento Brisas de Comuneros, más allá del límite del Distrito de Aguablanca de la ciudad de Cali.

Nuestra experiencia tenía que ver con libros, lecturas, palabras escritas. Con ellas iniciamos un proceso de acercamiento a los grupos de niños y abuelas que lográbamos convocar. Yo tenía a mi cargo la hora del cuento. Poco éxito tuve, a decir verdad. Apenas leía la primera página de cualquiera de los libros de mi inventario favorito, infalible hasta entonces, sentía que mi auditorio se desconectaba. Los niños se distraían en sus juegos y peleas, las abuelas permanecían mudas, ausentes, sumergidas en pensamientos que yo no podía alcanzar. Por primera vez sentí que los álbumes que siempre cargo a la espalda no me servían para nada.

Cerré los libros, miré a las mujeres a los ojos y les hablé. Les conté que en mi infancia mi mamá me cantaba una canción que no recordaba bien y que tal vez ellas conocerían pues era de su región: la maravillosa Señora Santana porqué llora el niño me salvó el día. Yo repetí torpemente dos o tres palabras de una canción que sé de memoria intentando despertar algo en ellas. Fue como un milagro. Este villancico tradicional de las comunidades negras del Pacífico, me abrió sus puertas, sus ojos, su atención y pude, por fin, comunicarme.
Me enseñaron a cantar esa y muchas otras de sus canciones. Poco a poco fueron contando historias de espantos, de pesca, de ríos, de sus tierras. No hablaban de muerte, violencia ni dolor. Hablaban de recuerdos culturales y sociales. Las narraciones tradicionales de los mayores, los cantos de las madres, como arrullos sanadores, como refugios simbólicos, fueron los protagonistas del primer encuentro.

No intenté abrir más libros pues primero debía recuperar y mantener la identidad y el sentido de pertenencia con sus territorios, sus culturas y su memoria. Ritmos, juegos, canciones, narraciones, gestos transmitidos de generación en generación a lo largo de siglos, dejados atrás con el desplazamiento, debían recuperarse y volver a transmitirse. En esa comunidad, donde las palabras estaban escondidas por el miedo, era prioritario recuperar el poder curativo de las mismas.

Antes del segundo encuentro reflexioné sobre lo sucedido para buscar nuevas maneras de acercamiento. Entendí que había acompañado a las mujeres a hacer un duelo colectivo, remontándolas a su vida anterior, cuando, a pesar de la dureza de la vida cotidiana, se cobijaban con los rituales y tradiciones y les ofrecían seguridad y cohesión comunitaria.

Llegué al segundo encuentro mejor equipada. Sé que muchos insisten en que a la hora de formar lectores hay que ceñirse a los libros, a los textos impresos. La vida me ha enseñado que esto es mentira, que no siempre puede uno reducir la intervención en las comunidades a los libros, así sean los más bonitos, los mejor seleccionados, los que hablen al interior del ser humano, los que contribuyan a construir a los individuos. Por eso en la espalda no sólo llevo libros cuando voy al encuentro de los lectores. Llevo papeles de colores, lápices, marcadores, pegantes, lanas, pinturas, cartulinas, música…

Me sorprendí al ver que el número de mujeres se había duplicado como por arte de magia. En el suelo, no había mesa, sólo algunas desvencijadas sillas, desplegué mi material. Después de los saludos, ya cercanos, con gestos de confianza y cariño, les dije que haríamos un libro entre todas.

Me miraron como si estuviera loca: “Nosotras no sabemos leer ni escribir”, se atrevió a confesar una de estas abuelas llegadas del campo, de la orilla del mar, de alguna mina. “No importa, ustedes me cuentan, yo escribo y al final cada una se llevará un libro hecho por ustedes.” Eso hicimos.

Durante horas que se fueron sin darnos cuenta, las mujeres del asentamiento me revelaron secretos, me enseñaron sus décimas con el picante, la ironía, el doble sentido propio de su cultura. Nos reímos. Yo tenía que escribir a gran velocidad para no perder ni una sola de sus palabras. Al final de cada verso escribía el nombre de la “autora” y su lugar de procedencia. Ana Jacinta de Barbacoas, Leti de Robles, Candelaria de Buenaventura, una tras otra fueron dictando con orgullo, con la dignidad recuperada, con la autoridad de la persona mayor que tiene conocimientos y que sabe que debe transmitir las palabras impresas en su memoria.

Mientras ellas tomaban el refrigerio, me di a la tarea de pasar en limpio lo que había escrito con rapidez. Fui a una papelería a varias cuadras, en el asentamiento no había nada parecido, y saque suficientes copias de cada página. Armé con lanas unos libros artesanales y regresé a iniciar la siguiente fase de lo que me había propuesto.

Repartí los “libros” y dije que había que ilustrarlos. Por primera vez pude abrir mis bellos libros álbum y mostrar cómo se combinaban letras y dibujos. Leer en voz alta, eso no. Aún no era el tiempo. Con los materiales a su alcance, las abuelas pintaron, recortaron, pegaron, iluminaron, como los antiguos copistas, sus ejemplares. Yo las acompañaba leyendo y releyendo sus décimas.

Hicimos una exposición, una especie de Feria del Libro. Cada una mostró su libro. Vi que había inquietudes que no me contaban y finalmente descubrí que no sabían si podrían llevarse sus libros a las casas. Les devolví la confianza diciendo que cada una era dueña de su ejemplar, que podían llevarlos y “leerlos” en casa, con sus nietos, con su familia. Las sonrisas regresaron.

Para rematar este emotivo encuentro con la palabra escrita, quise probar suerte con un libro “de verdad”. No tuve dudas al seleccionar lo que leería en voz alta de despedida: Tomás aprende a leer, de Jo Ellen Bogart y Laura Fernández & Rick Jacobson (Editorial Juventud), que recién había llegado a mis manos.

Vi más de una lágrima correr por las caras arrugadas de las mujeres. Tuve que ocultar las mías. Mi libro, el que atesoraba porque me lo acababan de regalar, se quedó en sus manos, tal y como ocurre con todos los libros que llevo y leo en voz alta. No puedo despertar deseos y luego llevarme el objeto de estos.

Más adelante supe que mis compañeros, los que siguieron visitando el asentamiento, pudieron leer de ahí en adelante, eso sí, libros cortos, libros álbum con sus estéticas ilustraciones, combinando lo que leían con lo que escuchaban de las mujeres, los niños y hasta algunos hombres que fueron acercándose al grupo. Aprendí de esta experiencia que hay que partir de lo conocido, de la raíz profunda, de las palabras los conocimientos personales, para ir construyendo desde ahí. Las mujeres hicieron primero su libro para poder entender los libros de los otros. Nada más claro.

Los mapas insondables

Podría seguir narrando.

Podría contar sobre las visitas literarias a las salas pediátrico-oncológicas donde niños maltratados por agujas y quimioterapias y sus familias, esperan resultados conteniendo la respiración después de cada examen y susurran conjuros mágicos para regresar al pasado.

Podría contar sobre los viajes a comunidades indígenas en lugares extremos del país, donde los dueños del poder acechan para extorsionar, masacrar, desplazar, despojando a los habitantes de sus tierras ancestrales.

Podría contar sobre las comunidades de campesinos desplazados que se instalaron en las laderas de Cali, quienes no querían saber de cuentos infantiles sino de Constitución, leyes, decretos que les permitieran recuperar parte de sus vidas robadas.

Podría contar sobre los jóvenes delincuentes que a través de un programa de rehabilitación se encontraron a sí mismos leyendo y escribiendo historietas cómicas, partiendo de talleres sobre Las aventuras de Tintín, de Hergé (Editorial Juventud), donde ellos actuaban como víctimas, agresores y superhéroes redentores, todo al mismo tiempo, en una búsqueda interior de identidad, en una reflexión inconsciente sobre el bien y el mal.

Las experiencias son muchas. Voy y vengo. Llevo libros. Traigo palabras, aprendizajes, amigos nuevos. Pero sobre todo llego cargada de preguntas, casi todas sin respuestas. Mis dudas existenciales y terrenales tienen que ver con la calidad del trabajo que realizamos. ¿Qué tan preparados estamos para enfrentar cada grupo humano, cada situación? ¿Qué esperan las personas que asisten a nuestros talleres? ¿Qué dejamos para ayudar a mitigar el dolor que la violencia les ha dejado? ¿Cómo nos curamos las huellas de estos viajes a los otros lados? ¿Cómo reponemos los libros que tenemos que dejar en cada taller y que hacen parte de nuestras bibliotecas particulares? ¿Cómo conseguir más y más y más libros para estas comunidades que descubrieron que eran necesarios?

Entre más recuerdo, más me pregunto: ¿mitigamos en alguna medida las penas de nuestros auditorios? ¿O más bien profundizamos la frustración al mostrar mundos posibles sin que regresemos con más libros, más talleres, más encuentros porque los programas son a corto plazo, sin continuidad, sin posibilidad de ofrecer nada más que rasguños? Estos deseos desencadenados y no satisfechos, este pronto regreso a nuestra vida confortable, nos deja siempre el sabor de lo inconcluso, de lo fragmentado, de lo injusto.

Ahora, en el año 2014, cuando el gobierno colombiano y el gobierno de la guerrilla parecen próximas a firmar un tratado de paz, cuando creemos que estamos en el umbral de una historia sin guerra, me pregunto una y otra vez: ¿se multiplicarán los programas, los libros, las bibliotecas para que cumplan con su rol catalizador, sanador y reconciliador?

¿Será posible que la literatura nos ayude a lograr que la balanza que mide la violencia y la esperanza se incline hacia el lado que tanto necesitamos? La historia les dará la respuesta a mis nietos. Aún quedan muchos mapas históricos por descifrar.

 

(Artículo publicado originalmente en la revista Barataria, del Grupo Editorial Norma).


Fundación
Cuatrogatos

Quiénes somos
Qué hacemos
Historia
Proyectos

¿Quiénes somos?

Fundación Cuatrogatos es una organización sin fines de lucro, creada por los escritores Sergio Andricaín y Antonio Orlando Rodríguez en Miami, Estados Unidos, para trabajar a favor de la cultura y la educación, con énfasis en los niños y jóvenes.

Fundación Cuatrogatos concibe y realiza proyectos que, a través de la literatura, el arte y las distintas formas del conocimiento, desarrollan las capacidades creativas, críticas y cívicas de la comunidad hispanohablante de Miami.

Misión

Fundación Cuatrogatos es una organización sin ánimo de lucro con sede en Miami que trabaja para:

  • Promover la publicación, el conocimiento y la lectura de libros de calidad, publicados en español, que desarrollen la apreciación estética y fortalezcan las capacidades creativas y analíticas, especialmente de los niños y jóvenes.
  • Desarrollar proyectos a nivel local, nacional e internacional que contribuyan, a través de la educación, el fomento de la lectura, la literatura y la apreciación de las diferentes manifestaciones del arte, a la formación de valores ciudadanos; a la convivencia, el diálogo y el respeto a las diferencias, y al conocimiento de otras culturas.
  • Contribuir al mejoramiento individual y social a través del desarrollo de actividades educativas, artísticas y culturales.
  • Crear puentes de comunicación, mediante el arte y la educación, entre diferentes segmentos de nuestra comunidad.
  • Preservar, compartir y divulgar la herencia cultural hispanoamericana en Estados Unidos.

Visión

Cuatrogatos trabaja para acercar a la comunidad hispanohablante de Miami y de otras ciudades de Estados Unidos –con énfasis en los niños y los jóvenes–, a la lectura, las artes y los espacios de educación formal y no formal como poderosas herramientas para el mejoramiento de los individuos y de la sociedad.

La Fundación Cuatrogatos tiene una junta directiva integrada por escritores, educadores, bibliotecarios y artistas de Miami. Cuenta, además, con un grupo de consultores. Más detalles, aquí.

¿Qué hacemos?

La Fundación Cuatrogatos, constituida en Miami, Estados Unidos, desarrolla proyectos a favor de la cultura, las artes, la educación y los valores cívicos, con énfasis en el fomento de la lectura y en el estudio y la divulgación de libros de calidad para niños y jóvenes de la comunidad hispanohablante.

Nuestras principales líneas de trabajo son:

  • Concebir y realizar acciones que contribuyan a ampliar el nivel cultural y educativo de la población de Miami, especialmente de sus niños y jóvenes hispanohablantes, y que constituyan un aporte al desarrollo y el bienestar social de la comunidad.
  • Investigar, reseñar y divulgar la producción editorial en español, especialmente la destinada a lectores infantiles y juveniles.
  • Proporcionar información sobre temas literarios, culturales y educativos a padres de familia, maestros, bibliotecarios, estudiantes y otras personas, a través de nuestra plataforma de información digital Cuatrogatos.org y de otras vías.
  • Realizar talleres, seminarios, cursos, conferencias, exposiciones y eventos culturales y educativos dirigidos a niños, jóvenes y adultos.
  • Generar espacios de formación y capacitación profesional, y de intercambio, a nivel local, nacional e internacional.
  • Publicar libros y materiales divulgativos que contribuyan a lograr los objetivos de la Fundación.
  • Crear o apoyar proyectos de literatura, teatro, música, artes visuales y otras manifestaciones artísticas que se correspondan con su misión.
  • Desarrollar investigaciones sobre temas literarios, culturales, educativos y sociales.
  • Realizar, a nivel local, nacional e internacional, labores de asesoría y consultoría en literatura, promoción de lectura, artes, educación y otros temas.
  • Donar materiales de lectura de calidad a bibliotecas y escuelas, y también a organizaciones sin fines de lucro que trabajan con niños y jóvenes, en Miami y otras ciudades de Estados Unidos, así como en comunidades pobres de otros países.
  • Colaborar con otras instituciones del ámbito nacional e internacional en proyectos que contribuyan a la consecución de nuestros objetivos.

Trayectoria de la Fundación Cuatrogatos

En 1999, los escritores cubanos Sergio Andricaín y Antonio Orlando Rodríguez se radican en Miami, Estados Unidos. Con el propósito de continuar su larga labor a favor de la literatura infantil y el fomento de la lectura desarrollada en Cuba, Costa Rica y Colombia, crean el sitio web de consulta gratuita Cuatrogatos para ofrecer información actualizada sobre libros infantiles y juveniles en español y promoción de la lectura a padres de familia, maestros, bibliotecarios, estudiantes universitarios, autores, editores y otras personas de la comunidad hispanohablante interesadas en influir positivamente en los hábitos de lectura de las nuevas generaciones.

Cuatrogatos fue puesto en línea el 28 de enero de 2000, aniversario del natalicio de José Martí, prócer de la independencia cubana y una de las grandes figuras de las letras de Hispanoamérica. Con los años, este sitio web se ha convertido en uno de los espacios de Internet en español más conocidos y visitados por quienes se interesan por la literatura infantojuvenil y la formación de lectores.

En el año 2012, se constituye la Fundación Cuatrogatos para trabajar a favor de la educación, la literatura y la cultura. Con ese objetivo, entre otras actividades, ha organizado visitas de escritores a escuelas para estimular el interés de los niños y adolescentes por las lecturas de calidad y ha realizado donaciones de libros para niños, jóvenes y adultos a la Red de Bibliotecas Públicas de Miami-Dade, a la Biblioteca Otto Richter de la Universidad de Miami y a otras organizaciones.

Cronología:

2016.

  • El 20 de diciembre de 2016, la Fundación Cuatrogatos organizó una mañana de cuentos para los niños de tercer grado de la escuela pública Lorah Park. La matrícula de este centro de enseñanza bilingüe inglés-español está formada en un 85% por alumnos afroamericanos, pertenecientes en su mayoría a hogares de muy bajo nivel educativo e ingresos económicos. Esos estudiantes aprenden, con gran entusiasmo, nuestro idioma, por lo que consideramos un importante compromiso contribuir, con encuentros culturales de este tipo, a apoyar al valioso trabajo educativo y social que realizan los profesores y educadores de Lorah Pak.
  • El sábado 19 de noviembre, la Feria del Libro de Miami y la Fundación Cuatrogatos presentaron el III Seminario de Literatura Infantil y Lectura. En esta edición el lema central del encuentro fue Un mundo de lectores, lectores para el mundo y el programa de paneles y charlas contó con la participación de destacados escritores y editores de Iberoamérica: Luis María Pescetti, de Argentina; Alejandro Palomas, Miren Agur Meabe y Paloma Jover, de España; María Baranda, de México; Afonso Cruz, de Portugal; Jorge Galán, de El Salvador; Fanuel Hanán Díaz, de Venezuela, y Cristina Rebull, de Cuba-Estados Unidos.
  • Por cuarto año consecutivo, realizamos nuestro gran evento Fiesta de la lectura / The Reading Festival, con el propósito de fomentar la literatura y la lectura en español en la comunidad de Miami, haciendo especial énfasis en los niños y jóvenes, pero sin olvidar al público adulto. Del 10 al 15 de octubre desarrollamos un amplio programa de actividades en escuelas e instituciones culturales de la ciudad que estuvieron dirigidas al público hispano y a todas aquellas personas de la ciudad que hablan y estudian el idioma español como segunda lengua. Fiesta de la Lectura 2016 tuvo el apoyo del Departamento de Asuntos Culturales del Condado Miami-Dade, Santillana USA, Instituto Cultural de México, Centro Cultural Español, la Feria del Libro de Miami, Koubek Center, Artefactus Cultural Project, el Departamento de Enseñanza Bilingüe y Lenguas Extranjeras de las Escuelas Públicas de Miami-Dade, 3Mindware, Jordan-Marcos The Agency, Imago Art in Action, Aeroméxico y otras instituciones. La ilustración del cartel fue creación del ilustrador mexicano Israel Barrón y tuvimos como invitadas especiales a las autoras Georgina Lázaro, de Puerto Rico, y Martha Riva Palacio Obón, de México. Pueden encontrar un recuento detallado de lo que fue este evento consultando su programación. Y un slideshow con imágenes de las distintas actividades, aquí.
  • Del 28 al 30 de septiembre, la Fundación Cuatrogatos fue invitada a participar en el Congreso Internacional Censuras y Literatura Infantil y Juvenil en el siglo XX, organizado por el Centro de Estudios de Promoción de la Lectura y Literatura Infantil (CEPLI) de la Universidad de Castilla-La Mancha, que se celebró en la ciudad de Cuenca, en España.
  • Como parte del programa académico del encuentro, Sergio Andricaín y Antonio Orlando Rodríguez, en representación de Cuatrogatos, presentaron los resultados de su investigación “Censura de autores y libros de literatura infantil y juvenil en Cuba (1960-1985)”.
  • En el mes de julio nuestra fundación desarrolló por segundo año consecutivo el programa de bookcrossing Soy un libro viajero. Durante el mes de julio del 2016 "abandonamos" por distintas zonas de Miami. Cuatrogatos desea agradecer a las empresas que nos dieron su valioso apoyo para llevar a cabo exitosamente este evento Lectorum Publications, Spanish Publishers, Penguin Random House y Eriginal Books. Pueden ver un slideshow haciendo clic aquí.
  • En junio del 2015, la Fundación Cuatrogatos colaboró con el Departamento de Educación Bilingüe y Lenguas Extranjeras de las Escuelas Públicas del Condado Miami-Dade en la realización del laboratorio de escritura creativa en español Por los caminos de la eñe 2016, en el que participó un centenar de profesores, quienes asistieron a charlas y talleres.
  • El 23 de abril, nuestra Fundación Cuatrogatos se sumó a la jornada Cervantes en Miami, convocada por el Centro Cultural Español de Miami, para celebrar el día del idioma español y el 400 aniversario del autor de El Quijote.
  • Para la Fundación Cuatrogatos fue una gran satisfacción colaborar con Artefactus Cultural Project en su proyecto MiniTheater / MiniTeatro, un laboratorio de expresión creadora para los niños de Miami que se realizó en dos temporadas (abril-mayo y julio-agosto) y que contó también con el apoyo de la Knight Foundation.
  • El 2 de abril del 2016, la Fundación Cuatrogatos se sumó desde Miami a los festejos por el Día Internacional del Libro Infantil realizando la presentación de la obra Mi nueva familia, de Iliana Prieto, autora cubana radicada en nuestra ciudad. El libro, publicado en Bogotá por Panamericana Editorial, cuenta con ilustraciones de la colombiana Rocío Parra. Nos acompañaron, además de la escritora, la cantautora Marisela Verena, la actriz Cristina Rebull y un grupo de estudiantes de actuación de Teatro Prometo, quienes leyeron cuentos de Mi nueva familia. Este evento para toda la familia contó con el apoyo de Miami Book Fair, Teatro Prometeo y Koubek Center.
  • El sábado 12 de marzo de 2016 presentamos el libro Dragones en el cielo, publicado por Ediciones El Naranjo. En este evento participaron el autor Sergio Andricaín, el ilustrador Israel Barrón y la editora Ana Laura Delgado. Como invitada especial, la actriz Cristina Rebull narró el cuento a los niños. También hubo un “Taller de dragones” y sorpresas para el público infantil. La actividad fue organizada por la Fundación Cuatrogatos en colaboración con Miami Book Fair, Koubek Center, Ediciones El Naranjo y el Instituto de Cultura de México en Miami. Pueden ver un slideshow con imágenes de este evento aquí.
  • Del 19 al 21 de febrero de 2016 desarrollamos en Miami la jornada Palabra viva weekend, concebida como una celebración de la literatura en español, con la participación de amplio número de niños, jóvenes y adultos de la ciudad. En este proyecto tuvimos la valiosa colaboración de Miami-Dade County Department of Cultural Affairs, Miami Book Fair, Koubek Center, Artefactus Cultural Project, Zunzun Art & Education y otras instituciones. Para ver un slideshow de las actividades de este evento, que buscó, a través de distintas actividades, fomentar la creación y el disfrute de la literatura de autores hispanos, hacer clic aquí.
  • El 28 de enero dimos a conocer los 20 libros para niños y jóvenes ganadores del Premio Fundación Cuatrogatos 2016. En esta edición, la imagen gráfica del premio fue creada por la artista chilena July Macuada. El folleto digital –que incluye reseñas de las obras premiadas y, además, el listado de las finalistas y de 80 libros recomendados– fue diseñado con el apoyo de la compañía 3Mindware y se puede descargar haciendo clic aquí. También pueden ver el video con los libros ganadores aquí.

2015.

  • La revista Alma, una de las publicaciones hispanas más sobresalientes de Estados Unidos, seleccionó al escritor Antonio Orlando Rodríguez, cofundador y presidente de la junta de la Fundación Cuatrogatos, como parte de un selecto grupo de diez destacados educadores, empresarios y promotores culturales latinos que están “construyendo el futuro de un nuevo Miami”.
  • Como resultado de la colaboración entre el CEPLI de la Universidad Castilla-La Mancha y la Fundación Cuatrogatos, se publicó el libro Dos orillas y un océano: 25 autores iberoamericanos de poesía para niños.
  • Con el tema central Libros: espacios de libertad, los días 19 y 20 de noviembre de 2015 realizamos el 2do Seminario de literatura Infantil y lectura, en colaboración con la Feria Internacional del Libro de Miami. Participaron Perla Suez (Argentina), Cristina Rebull, Daisy Valls, Annie Plasencia y Sergio Andricaín (Cuba-Estados Unidos), Mariasun Landa, Gustavo Martín Garzo, Juan Kruz Igerabide y Pedro C. Cerrillo (España), Ramón Iván Suárez Caamal (México) y Fanuel Hanán Díaz (Venezuela).
  • Por tercer año consecutivo, realizamos la jornada Fiesta de la Lectura / The Reading Festival, del 5 al 10 de octubre de 2015, contó con el apoyo de Miami Book Fair, Koubek Center, Santillana USA, Centro Cultural Español de Miami, Artefactus Cultural Project, Encore Music Academy, Teatro Prometeo, 3MindWare, las emisoras La Poderosa y Cadena Azul, Jordan-Marcos The Agency y otras entidades. La Fiesta de la Lectura desarrolló un conjunto de actividades literarias (encuentros con autores, sesiones de narración oral y talleres de escritura creativa) en distintas escuelas públicas de la ciudad que ofrecen enseñanza bilingüe inglés-español. La programación incluyó el evento para adultos Celebración de la vida, la poesía y el amor, en el que se presentó el poemario El instante que unos une, de Nancy García, con ilustraciones de Zaida del Río, publicado por la Fundación Cuatrogatos; participaron como invitados especiales la escritora Daína Chaviano; los actores Lily Rentería, Rosie Inguanzo, Larry Villanueva y Juan David Ferrer, y el compositor e intérprete Mike Porcel, quien brindó un recital de sus canciones.
  • Las autoridades del Condado Miami Dade declaron el 10 de octubre de 2015 “Día de la Fundación Cuatrogatos”. La proclama que así lo hace constar fue entregada a Sergio Andricaín, director de la Fundación, por el asistente legislativo Alejandro J. Fernández, en representación de la comisionada Rebeca Sosa.
  • La Fundación Cuatrogatos colaboró con las organizaciones Zunzun Art & Education y Fundarte en la organización del evento Zun Zun Children Fest, realizado en Miami los días 28 de septiembre y 3 de octubre del 2015.
  • Los días 23 y 26 de septiembre se efectuaron en Lima, Perú, dos presentaciones del libro La aventura de la palabra, con la participación de su autor Sergio Andricaín. Esta obra publicada como resultado de un convenio de colaboración entre la Fundación SM y la Fundación Cuatrogatos. La primera presentación fue organizada por la Fundación SM Perú en la sede del Centro Cultural de España en Lima y la segunda fue en la Pontificia Universidad Católica de Lima.
  • La obra de teatro para niños Mi Platero, coproducida por Artefactus Cultural Project, Fundación Cuatrogatos y el Centro Cultural Español de Miami, fue seleccionada para participar en el XI Festival Internacional de Teatro de la Integración y el Reconocimiento 2015, que tuvo lugar del 11 al 17 de septiembre de 2015 en Formosa, Argentina.
  • Durante el mes de agosto, la Fundación Cuatrogatos desarrolló en Miami el proyecto de bookcrossing Soy un libro viajero, que puso gratuitamente al alcance de los lectores del condado Miami-Dade alrededor de 1.000 libros en español para niños, jóvenes y adultos. Este proyecto contó con el valioso aporte de las compañías Lectorum Publications, Spanish Publishers y Eriginal Books, que donaron generosamente parte de los libros puestos al alcance de la comunidad.
  • La Fundación Cuatrogatos colaboró con The Center for Writing and Literature @ Miami Dade College en la organización del taller Los mecanismos de la creación artística: ¿De dónde nacen las ideas que luego se convierten en un libro?, impartido por la escritora y artista gráfica venezolana Menena Cottin.
  • Con motivo del Día Mundial del Libro, el 23 de abril del 2015 la Fundación Cuatrogatos reunió y difundió una colección de más de 60 mensajes sobre la lectura y los libros, creados, desde 15 países diferentes, por escritores, ilustradores, editores, críticos y promotores de lectura de Iberoamérica. Gracias a todos por celebrar junto a nosotros ese objeto que constituye, al mismo tiempo, nuestro trabajo y nuestro gozo: el libro. El destacado ilustrador gallego David Pintor creó la imagen que identificó este proyecto.
  • Durante el mes de abril de 2015 se realizaron en España dos presentaciones del libro La aventura de la palabra, del investigador Sergio Andricaín, publicado como resultado de un convenio de colaboración entre la Fundación Cuatrogatos y la Fundación SM. La primera de ellas tuvo lugar en la biblioteca del Centro de Estudios de Promoción de la Lectura y Literatura Infantil (CEPLI), de la Universidad de Castilla-La Mancha, en Cuenca, con la participación de Sergio Andricaín y de los profesores e investigadores Cristina Cañamares y Ángel Luis Luján, investigadores del CEPLI. La segunda presentación de La aventura de la palabra en España se llevó a cabo en la sede de Ediciones SM, en Madrid, con la participación, como expositores, de Sergio Andricaín y Antonio Orlando Rodríguez y de los autores españoles Jordi Sierra i Fabra, César Mallorquí y Beatriz Giménez de Ory.
  • En enero celebramos los 15 años del sitio web especializado en literatura infantil y juvenil y fomento de la lectura www.cuatrogatos.org, que se puso en línea en enero del 2000 y fue la génesis de la actual Fundación Cuatrogatos.
  • El 28 de enero de 2015 dimos a conocer el listado de los 20 libros para niños y jóvenes ganadores del Premio Fundación Cuatrogatos 2015, cuyo folleto digital –diseñado por la compañía 3Mindware– se pueden descargar haciendo clic aquí. Esta selección fue resultado del trabajo permanente de estudio y valoración de la producción editorial de creadores iberoamericanos que desarrolla desde Miami, a lo largo del año, el grupo de lectores de nuestra organización. Este listado incluye no solo las obras ganadoras y las finalistas, sino también una selección de 80 libros recomendados.

2014.

  • La Fundación Cuatrogatos recibió el galardón ArtesMiami Holiday Award 2014, en la categoría de mejor institución cultural del año, como reconocimiento al trabajo realizado a favor de la arte y la literatura en la comunidad de Miami.
  • Fundación Cuatrogatos, en colaboración con el Centro de Literatura y Teatro de Miami Dade College, realizó el 22 de noviembre el seminario sobre libros para niños y lectura ¡A leer en español!, como parte de la Feria Internacional del Libro de Miami. Participaron los escritores Verónica Murguía (México), Ana María Shua (Argentina), Fanuel Díaz (Venezuela), David Unger (Guatemala), Chely Lima, Antonio Orlando Rodríguez y Eddy Díaz Souza (Cuba-Estados Unidos).
  • La obra de teatro para niños Mi Platero, coproducida por Fundación Cuatrogatos, Artefactus Cultural Project y el Centro Cultural Español, fue estrenada en el marco del Play Time! International Children's Theatre Festival de Miami. Mi Platero fue escrita por Antonio Orlando Rodríguez y Eddy Díaz Souza, y dirigida por este último, como homenaje al centenario de la primera edición del libro Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez. 
  • Del 6 al 11 de octubre, Fundación Cuatrogatos desarrolló el evento Fiesta de la Lectura / The Reading Festival, con el auspicio del Departamento de Asuntos Culturales de Miami Dade County, el Koubek Center de Miami Dade College, la Feria Internacional del Libro de Miami, el Centro Cultural Español de Miami y otras instituciones. El programa incluyó visitas de escritores y talleres en escuelas públicas de Miami; la tertulia Secretos de lectores, con la participación de la cantautora Marisela Verena y los escritores Ramón Fernández Larrea y Chely Lima; el recital literario Confesiones eróticas y otros hechizos, a cargo de la escritora Daína Chaviano, con las actrices invitadas Lili Rentería y Mabel Roch, y un Picnic de Libros para toda la familia, con la cantante Rita Rosa Ruesga, el escritor Eddy Díaz Souza y actores de Teatro Prometeo como artistas invitados.
  • Fundación Cuatrogatos y el Centro Cultural Español de Miami presentaron el 22 de septiembre la velada Homenaje al centenario de la primera edición de Platero y yo, con la participación de los escritores Emma Artiles y Joaquín Badajoz, quienes hablaron sobre Juan Ramón Jiménez y su obra.
  • Como resultado de un convenio de colaboración, la Fundación Cuatrogatos y la Fundación SM publicaron el libro La aventura de la palabra, de Sergio Andricaín, resultado de una investigación sociocultural en la que participaron más de 90 importantes escritores iberoamericanos de libros para niños y jóvenes. Este libro se presentó, acompañado de espacios académicos de formación y reflexión sobre literatura infantil y fomento de la lectura, en Santiago de Chile, Bogotá, Miami y en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.
  • Organizado por la Fundación Cuatrogatos, la escritor y compositora colombiana María del Sol Peralta brindó un taller de cuentos y canciones infantiles en la Encore Music Academy de Miami.
  • La Fundación Cuatrogatos realizó el evento 40 años (más o menos), con motivo de los cuarenta años como creador literario de Antonio Orlando Rodríguez. Esta lecture performance, que tuvo como sede el Centro Cultural Español de Miami, contó con la participación del autor, de los actores Lili Rentería y Juan David Ferrer, y de un trío de jazz dirigido por Frankie Marcos. Como parte de la actividad se realizó la presentación en Estados Unidos del libro Concierto para escalera y orquesta (Ediciones Ekaré), de Antonio Orlando Rodríguez, con ilustraciones de Carole Hénaff.
  • Se realizaron en el Koubek Center los lanzamientos de los libros Memorias del tiempo circular, de Chely Lima, publicado por Eriginal Books, y El príncipe y el mar, de Eddy Díaz Souza, publicado por Panamericana Editorial.
  • El 28 de enero, se dieron a conocer los libros para niños y jóvenes, de creadores iberoamericanos, ganadores del Premio Fundación Cuatrogatos 2014

2013.

  • Fundación Cuatrogatos, en colaboración Lectorum Publications, brindó el 14 de junio una charla a cien maestros de español del Miami Dade County Public Schools.
  • A partir de junio, la Fundación Cuatrogatos tiene a su cargo una página en la revista mensual en español D'Latinos, publicada en el suroeste de la Florida, Estados Unidos, para recomendar libros para niños y jóvenes y brindar consejos a los padres sobre la formación de lectores.
  • Sergio Andricaín, director de la Fundación Cuatrogatos, participa como conferencista en las III Jornadas Internacionales de Literatura Infantil y Juvenil realizadas en diferentes ciudades de Argentina y Chile.
  • La Fundación Cuatrogatos produce, en colaboración con Artefactus Cultural Project y con el apoyo de Akuara Teatro, la velada teatral Palabras al filo (cinco actrices, diez monólogos y un atril). Esta actividad se realizó la noche del 30 de mayo, en la primera celebración del Día de la Dramaturgia y el Teatro Cubano del Exilio.
  • Participación en el II Congreso Iberoamericano de Lengua y Literatura Infantil y Juvenil, realizado en Bogotá, Colombia, con la conferencia titulada Para una bitácora de la literatura infantil y juvenil en Internet, dictada por Sergio Andricaín y Antonio Orlando Rodríguez.
  • Fundación Cuatrogatos brinda un taller sobre literatura infantil para escritores jóvenes salvadoreños en coordinación con la Fundación AccesArte y el Centro Cultural Español en El Salvador. También se realiza una donación de libros para niños al centro de educación no formal El Trapiche, ubicado en una comunidad de escasos recursos de Cuyultitán, en El Salvador.
  • Fundación Cuatrogatos realiza la jornada Homenaje al Hombre de La Edad de Oro, con motivo del 160 aniversario del natalicio de José Martí, conjuntamente con Artefactus Cultural Project y con el auspicio del Centro Cultural Español de Miami. Ver videorreportaje.
  • Se crea el club Niños, libros, lectura, que se reúne el tercer jueves de cada mes, en coordinación con la librería Barnes & Noble West Kendall. Este espacio está concebido como un grupo abierto, para orientar a aquellos adultos interesados en fomentar los hábitos de lectura de los niños y jóvenes.
  • Se elabora y difunde la Guía de libros infantiles y juveniles altamente recomendados para el 2013.

2012.

  • Tras doce años de trabajo, Cuatrogatos se constituye legalmente como corporación sin ánimo de lucro con el nombre de Cuatrogatos Foundation, Inc.
  • Participación en las Jornadas de Literatura Infantil realizadas en tres ciudades de Argentina (Buenos Aires, Misiones y Chaco).
  • Los fundadores de Cuatrogatos son invitados a escribir uno de los capítulos del libro Hitos de la literatura infantil y juvenil iberoamericana, de la Fundación SM, de España.

2011.

  • Encuentros con estudiantes y padres del Coral Way Bilingual K-8 Center, de Miami, para fomentar el gusto por los libros y crear conciencia sobre la importancia de la lectura.

2010.

  • Sergio Andricaín es invitado por los organizadores del I Congreso Iberoamericano de Lengua y Literatura Infantil, realizado en Santiago de Chile, para hablar sobre el trabajo realizado por el sitio web Cuatrogatos a favor de la difusión de los libros de calidad publicados en español para el público infantil y de la promoción de la lectura.

2008.

  • Apoyo a la Cuban Heritage Collection, de la Biblioteca Otto Richter de la Universidad de Miami, en la organización de la exposición 200 Years of Cuban Children's Books. En el marco de ese evento, Antonio Orlando Rodríguez imparte la conferencia inaugural Un paseo por la literatura cubana para niños y adolescentes, cuyo video puede verse aquí.

2001-2003.

  • Cuatrogatos colabora con la revista especializada Escuela y biblioteca, publicada en España, proporcionando artículos y reseñas sobre libros en español para niños y jóvenes.

2000.

  • Creación del sitio web Cuatrogatos en Miami, Estados Unidos, por los escritores Sergio Andricaín y Antonio Orlando Rodríguez.
Archivo PDF

Proyectos

  • Plataforma informativa digital sobre libros para niños y jóvenes y fomento de la lectura

    Creado en el año 2000, inicialmente Cuatrogatos fue un sitio web con formato de revista. En la actualidad es un banco de información de libre acceso a todos los interesados en la literatura para niños y jóvenes y la promoción de la lectura en español, y es uno de los sitios de su especialidad más visitados en la Internet en español. Cuenta con la colaboración y el apoyo de prestigiosos autores, ilustradores e investigadores iberoamericanos, y sus páginas también dan cabida a textos de estudiantes universitarios que escriben sobre libros para niños.

    Nuestra plataforma cultural y educativa web 2.0 incluye, además del sitio web principal, el blog Miau; páginas en Facebook, Twitter, Linkedin y Pinterest, y un canal en Youtube. A través de estas redes, la Fundación Cuatrogatos proporciona información a la comunidad hispana para fomentar el encuentro de los niños y jóvenes con libros de calidad, que les brinden entretenimiento, enriquezcan su mirada estética y contribuyan a su formación como seres humanos. 

    Archivo PDF
  • Investigación permanente de la producción de libros en español para niños y jóvenes 

    Como resultado del estudio y la evaluación permanentes de los libros para niños y jóvenes publicados en español por editoriales de América Latina, España y Estados Unidos, la Fundación Cuatrogatos elabora reseñas de libros infantiles y juveniles recomendados y las difunde a través de su plataforma digital de información. También prepara guías de lectura y listados de obras significativas, para estimular la lectura de libros de la mayor calidad. 

    Como parte de este proyecto investigativo, la Fundación Cuatrogatos ha publicado los libros La aventura de la palabra, de Sergio Andricaín, en colaboración con la Fundación SM, y De raíces y sueños. 50 libros para niños y jóvenes de autores latinos de Estados Unidos y Dos orillas y un océano: 25 autores iberoamericanos de poesía para niños y jóvenes, en colaboración con el Centro de Estudios de Promoción de la Lectura y la Literatura Infantil (CEPLI) de la Universidad de Castilla-La Mancha, en España.

    Archivo PDF
  • Fiesta de la Lectura / The Reading Festival

    Este gran evento se desarrolla anualmente cada mes de octubre, en distintos espacios de Miami, con el objetivo de promover la literatura y la lectura en español. Desde su primera edición, realizada en 2013, Fiesta de la Lectura / The Reading Festival no ha dejado de crecer y actualmente es --según el periódico El Nuevo Herald-- "uno de los eventos más importantes dedicados a resaltar el idioma español en el Mes de la Hispanidad en el sur de la Florida".

    Su variado programa se dirige principalmente al público infantil y juvenil, pero sin olvidar a la audiencia adulta, e incluye desde visitas de escritores y talleres literarios en escuelas públicas de Miami, hasta recitales de poesía, presentaciones de libros, teatro, música y exposiciones. También se realizan seminarios, dirigidos a padres y maestros, con el propósito de fomentar la lectura en las nuevas generaciones. Fiesta de la Lectura se realiza no solo para los miembros de la comunidad hispana de Miami, sino también para todops aquellos niños, jóvenes y adultos que estudian y hablan el español como segunda lengua.

    Como parte del evento se distribuyen gratuitamente las tarjetas literarias de la colección Tris-Tras, con ilustraciones y textos de destacados creadores iberoamericanos de libros para niños.

    Para desarrollar esta jornada anual, la Fundación Cuatrogatos ha contado con el apoyo de importantes instituciones culturales y educativas y empresas de Miami.

  • Bookcrossing Soy un libro viajero

    Cada verano, la Fundación Cuatrogatos "abandona" cientos de libros en español en distintos espacios públicos de la ciudad de Miami, con el propósito de que estos sean "adoptados" y leídos.

    Los libros de distintos géneros y temas que se utilizan en este programa de bookcrossing llevan una etiqueta en la que se invita a las personas que los encuentren a leerlos y a ponerlos, posteriormente, en manos de otros lectores. Los libros, destinados a lectores de distintas edades, se dejan en centros comerciales, hospitales, parques, teatros, restaurantes, playas y otros espacios de la ciudad. 

    Para desarrollar este proyecto de fomento de la lectura , que propició el encuentro de la comunidad hispanohablante con obras de distintos géneros, países y épocas, nuestra fundación ha contado con el apoyo de empresas como Lectorum Publications, Spanish Publishers, Penguin Random House, Santillana USA y Eriginal Books. 

     
  • Seminario de Literatura Infantil y Lectura

    Desde el año 2014, en el marco de la Feria del Libro de Miami se lleva a cabo el Seminario de Literatura Infantil y Lectura, coproducido por la Fundación Cuatrogatos y Miami Book Fair. Este evento, de carácter gratuito, se dirige a padres, maestros, bibliotecarios y demás adultos interesados en los libros para niños y jóvenes y la promoción de la lectura.

    Los temas principales del seminario han sido ¡A leer en español! (2014), Libros: espacios de libertad (2015) y Un mundo de lectores: lectores para el mundo (2016). El programa ha contado con la participación de creadores y estudiosos de la literatura infantil y juvenil como Ana María Shua. Perla Suez y Luis María Pescetti (Argentina); Verónica Murguía, María Baranda y Ramón Iván Suárez Caamal (México); Gustavo Martín Garzo, Mariasun Landa, Alejandro Palomas, Juan Kruz Igerabide, Pedro C. Cerrillo, Paloma Jover y Miren Agur Meabe (España); Afonso Cruz (Portugal), Fanuel Díaz (Venezuela);  David Unger (Guatemala); Jorge Galán (El Salvador) y Eddy Díaz Douza, Daisy Valls, Chely Lima y Cristina Rebull (Cuba-Estados Unidos).

  • Premio Fundación Cuatrogatos

    El Premio Fundación Cuatrogatos se instauró en el año 2014 para contribuir a la difusión y la lectura de libros de alta calidad creados por escritores e ilustradores iberoamericanos. Cada año, después de leer, analizar y discutir una amplia y representativa muestra de libros de ficción para niños y jóvenes, publicados en español por pequeñas y grandes editoriales de Iberoamérica y Estados Unidos, un comité de lectores realiza la selección de los  títulos ganadores del Premio Fundación Cuatrogatos.

    Se trata de 20 libros altamente recomendados por sus valores literarios y plásticos que, a juicio de nuestra institución, merecen tener la mayor difusión. Al otorgarles este reconocimiento, deseamos contribuir a que lleguen al mayor número posible de hogares, escuelas, bibliotecas y otros espacios donde se propicie el encuentro de los jóvenes lectores con obras de la mayor calidad. El reconocimiento se ha convertido en uno de los más importantes que se otorgan en este campo.

    Para difundir las obras ganadoras y finalistas del Premio Fundación Cuatrogatos, cada año se difunde gratuitamente un folleto digital que incluye, además, un listado de 90 libros recomendados por su calidad.

  • Visitas a escuelas

    Visitar las escuelas públicas de Miami para propiciar el encuentro de niños y adolescentes con escritores y especialistas literarios es uno de los principales propósitos de la Fundación Cuatrogatos. A través de estos encuentros, lecturas de narraciones y poemas, y talleres de escritura creativa, buscamos fomentar el gusto por la lectura en español entre las nuevas generaciones. Estas actividades adquieren cada vez más importancia, dada la atención que concede  el condado Miami-Dade a la educación bilingüe y la enseñanza del español. Gran parte de estas visitas se realizan en coordinación con el Departamento de Educación Bilingüe del Sistema de Escuelas Públicas del Condado Miami-Dade.

    La Fundación Cuatrogatos también colabora con las Escuelas Públicas de Miami-Dade en sus programas de desarrollo profesional para maestros en las áreas de lectura, escritura y literatura en español y en la organización del certamen literario ¡Me gusta el español!, que cada curso escolar premio los mejores cuentos y poemas escritos en español por niños y jóvenes de las escuelas públicas.