Fundación Cuatrogatos

Leer y releer

Entrevistas

Asomarse a lo inagotable. Entrevista con María García Esperón

Sergio Andricaín y Antonio Orlando Rodríguez

María García Esperón.

María García Esperón nació Ciudad de México, en 1964. Escritora y periodista, realizó estudios de Ciencias Humanas en el Claustro de Sor Juana y de Letras Clásicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Las lenguas antiguas y modernas, la historia y la ciencia son algunas de sus pasiones. Dirige el grupo de flamenco Anís y Yerbabuena. Es autora de libros para niños y jóvenes como El disco del tiempo (Premio El barco de vapor 2004, SM y Conacultura), Tigres de la otra noche (Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños 2005, Fundación para las Letras Mexicanas y Fondo de Cultura Económica), Querida Alejandría (Premio Norma-Fundalectura 2007), Las Cajas de China, Mi abuelo Moctezuma y El anillo de César.

Durante tu infancia, ¿qué libros fueron clave en tu formación como lectora?

Conservo intacto el sabor del momento en que aprendí a leer a los 5 años, una especie de instante sagrado en el que a temprana edad fui consciente que era la llave de las revelaciones. Porque las letras, los signos, el alfabeto como hecho cultural, siempre me han inquietado. Las letras sostienen a la literatura, pero también a la historia, a la filosofía, al conocimiento trascendente. Las letras son portadoras de memoria.
Yo quería aprender a leer a los cuatro años para conocer las historias de la mitología griega que atisbaba en unos libros ilustrados. Gracias a mis abuelos maternos, en casa existían los libros fundamentales, ediciones espléndidas de las aventuras de Don Quijote, de Las Mil y una Noches, de la Ilíada y la Odisea, una colección de obras de Julio Verne del siglo XIX herencia de un tío bisabuelo francés. Mi madre es apasionada de la literatura francesa del siglo XIX y, además de enseñarme francés, me regaló a Balzac y a Hugo. El libro que me hechizó fue un ensayo histórico del académico catalán nacido en Cuba Ramón D. Perés. Esa maravilla de la editorial Sopena brindaba láminas y reflexiones atinadísimas sobre las grandes culturas y sus producciones literarias. De la muralla china al rey Arturo, del Olimpo al Valhalla, de las leyendas de la India a Robin Hood, el Cid, el romancero, el Cantar de Roldán. Fue ese libro el que a edad tan temprana, como los ocho y nueve años, alentó mi apetencia de mundo y de conocimiento –don con el que nací, no necesité ninguna campaña de animación a la lectura– y me hizo atisbar el complejo universo que es el producto cultural que llamamos libro. Grabados, láminas y fragmentos del texto se quedaron para siempre en mi memoria. En muchas ocasiones, en el salón de clase, me abstraía repitiendo –recalling, sería la palabra apropiada en inglés– partes de ese libro en mi memoria, rincones de los grabados, detalles de las láminas. La memoria de un niño es uno de los entes más maravillosos del Universo, como esos ojos u ocelos de los insectos, llenos de facetas que captan múltiples detalles de la realidad. Elige y recompone, guarda para después y extiende sobre todas esas memorias la posibilidad de revivirlas en la vida adulta, un sabor de inmortalidad.
A los nueve años leí Quo Vadis?, de Sienkiewickz, seguí con Ben Hur, de Wallace, y Fabiola, del cardenal Wiseman. Esto significó sumergirme en mi apetecida antigüedad clásica, y comprender que un escritor podía recrearla. Leí por gusto a Tácito, llegando al extremo de elaborar un diccionario de nombres romanos pues el libro no lo proveía. De los doce a los catorce años no hubo rincón de las novelas de Alejandro Dumas que no hubiera explorado. A Julio Verne lo leía acompañada de un atlas. A los trece me embebí en Salgari. Mis héroes literarios favoritos son los mismos hombres de los que me enamoré en la adolescencia: Nemo, Montecristo y Sandokan.


¿Cómo y por qué te vinculas como creadora a la literatura infantil? ¿Era una necesidad postergada o fue algo inesperado?

Empecé en el año 2003, curiosamente debido a un aparente fracaso. Tuve que cerrar mi estudio de baile y cante flamencos, y esa frustración fue el detonante para centrarme en escribir sobre un tema que me rondaba desde los 14 años: el mensaje escrito en jeroglíficos en el Disco de Festos. Otro factor importante fue mi cercanía con mi hijo, entonces de 9 años. Empecé a conocer los libros que le asignaban en la escuela –la colección El Barco de Vapor, principalmente–, y de esta manera me aproximé al mundo de la literatura infantil y juvenil contemporánea. Aunque estudié ciencias humanas con especialidad en literatura, abandoné ese camino por veinte años para abrazar el cultivo del arte flamenco, que es todo un universo y en cuyos contenidos mistéricos he estudiado, crecido y meditado mucho, vivencias que se han reflejado en mis libros sobre el mundo antiguo mediterráneo.
Empecé en la literatura infantil y juvenil a los 40 años, con mi bagaje de niña lectora –que conservo intacto, sin desilusión, sin cambios– y con un total desconocimiento del desarrollo actual de la literatura infantil y juvenil, autores, promotores, editoriales, etc. Una recién llegada que contaba con una herramienta poderosa: pasión por Internet y sus posibilidades de comunicación, pues desde 1998 encontré en la red –principalmente entre los anglosajones– un espacio de pluralidad, de diálogo y de cultivo creativo de los temas de la antigüedad clásica que más me gustaban. Como ejemplo, el estudio en línea del griego moderno. Esto, aunado a mi trayectoria como periodista cultural, fueron las bases sobre las que escribí mi primera novela.

¿Qué representa El disco del tiempo? ¿Fue tu primera incursión en la escritura para niños? ¿Qué saldo te dejó esa obra, además de obtener el premio El barco de vapor?

El disco del tiempo fue, es, una experiencia tan redonda como el objeto que le da nombre. Fue mi primera novela, construida en torno a un artefacto arqueológico que me fascinó desde adolescente tratando de develar un misterio que me inquieta, me sigue inquietando. Un mensaje en espiral, un misterio inacabable, un poema quizás, o una nemotecnia de hace 3 mil 600 años. Estudiado por altísimas inteligencias desde su descubrimiento en 1908, conserva altivas sus preguntas, defiende tácito sus misterios: ¿qué dice?, ¿en qué idioma está escrito?, ¿quién o quiénes lo forjaron? La novela creció al parejo de la investigación en Internet, siguiendo la vida cotidiana –y convirtiéndola en novela– de un muchacho real, Philippe Plagnol, a quien conocí en 1998 en su página web sobre el Disco de Festos: www.disque-phaistos.fr.

Philippe y yo tenemos una gran amistad, una amistad peculiar, en cierto modo nos dimos a luz el uno al otro a partir del interés y pasión mutuos por el Disco de Festos y la cultura minoica.

El premio El barco de vapor fue mi puerta de entrada a la publicación en editoriales. Es un libro bien recibido en colegios porque trata de los mitos griegos, de la cultura griega y de su descubrimiento y estudio a través de Internet. No creo que sea un libro cabalmente comprendido porque en realidad es muy sofisticado, además de que ha sido dirigido a niños de 11 y 12 años que carecen de referentes del mundo que presento: la cultura minoico-micénica que posibilitó tanto la creación de los poemas homéricos como siglos después el milagro griego. Para transitar por esta novela es deseable que el joven lector tenga cierto bagaje de conocimientos (uno de los capítulos se levanta sobre la teoría platónica del lenguaje), experiencia sobrada en Internet, computación y sus recursos combinatorios, para que pueda jugar con el texto con inteligencia y cultura y, ¿por qué no?, se atreva a intentar descifrar el mensaje del disco de Festos. Cinco años después de publicado me escribió un chico de 15 años extraordinariamente inteligente con ese perfil. La experiencia maravillosa de intercambiar correspondencia en torno a la lectura del libro con alguien tan especial como ese niño, que espontáneamente aplicó el análisis combinatorio a la tabla de signos y estableció paralelismos con la tabla periódica de los elementos, la he volcado en un blog: http://discodeltiempo.blogspot.com.


Si a nivel del destinatario el recibimiento ha sido un tanto tibio, en lo que respecta a contenidos y movimiento interior del libro he sido sobrepasada por lo logrado. A través de El disco del tiempo entablé comunicación con unas expertas en micenología que trabajan en París, en la interpretación de la escritura de las tablillas de Pilos –escritas en Lineal B. Ellas son Enriqueta y Tina Martinotti y su interpretación de las tabillas está en estos momentos revolucionando la micenología. Ellas utilizan recursos de polisemia y metonimia para arrancar los secretos a los silabarios micénicos. Los resultados obtenidos ubican estos mensajes milenarios más del lado de la poesía, como una enunciación de lo sagrado, que como simples listas contables, o listados de productos, que así han sido interpretadas hasta ahora.
El disco del tiempo tiene dos secuencias, El disco del cielo y El disco de Troya, que no resultaron interesantes para la editorial y que yo publiqué en ediciones de autor y con venta por Internet. He tenido ventas mínimas, pero al mismo tiempo la satisfacción de ser la primera escritora que convirtió en novela el importante hallazgo del Disco de Nebra, en Alemania en 1999, dado a conocer en 2003, pieza arqueológica que podría relacionarse con el Disco de Festos y que hoy por hoy es motivo del orgullo alemán, con un museo en Halle –Sajonia Anhalt– rediseñado en torno al también llamado –como en mi novela– el “disco del cielo”. La tercera novela –El disco de Troya– se teje en torno de la Égida como tesoro cultural y versa sobre la fundación de Troya.

¿Cómo fue el proceso de escritura de Tigres de la otra noche? Mientras escribías los textos, ¿tenías algún destinatario en mente? ¿Qué te llevó a enviar el manuscrito a un premio de poesía infantil?


Me encontraba escribiendo Querida Alejandría cuando al “hojear” páginas web para descansar de la escritura, hallé la convocatoria del concurso. Casi sin pensar, abrí otro documento en word, paseé la mirada por la habitación para encontrar un tema y vi un pequeño tigre pegado en mi computadora, un tigre de goma que había realizado mi hijo cuando estaba en preescolar y que yo había guardado por su encanto infantil, y escribí el primer poema, que es una invocación. En esa misma tarde, de un tirón, escribí los veinte poemas breves, llamaba a mi hijo y se los leía y al mismo tiempo se los enviaba a mi madre por email. Ella me llamó por teléfono llorando al anochecer, pidiendo que no se terminaran los tigres, que no se fueran… y su sentimiento me otorgó el final del poemario:


Mi tigre regresó
la otra noche…

Jamás había escrito poesía. Sí he sido lectora de poesía –mi preferida es la poesía española de la primera mitad del siglo XX, mis autores Antonio Machado, García Lorca, Miguel Hernández y Alberti, cuyas obras me sé de memoria en gran parte–, pero como escritora me ubico en la narración. Sin embargo, ese momento de creación del poemario fue, y así lo recuerdo, como un instante privilegiado, un largo instante sagrado en que me fueron deparados –que así lo diría Borges– esos poemas. Tigres de la otra noche no es un esfuerzo. Tigres de la otra noche es un don. En la rueda de prensa en que se anunció que yo había ganado, manifesté: “Yo no escribí los Tigres de la otra noche, los escribieron los grandes autores a través de mí”. Lo sigo pensando. Lo pienso más ahora que en esa mañana de noviembre de 2005 en que lo dije, pues he tenido oportunidad de comprobar los efectos de esos poemas en las personas, las imágenes que les suscitan, los sentimientos que renuevan y la fuerza espiritual que poseen.

¿Por qué un libro sobre tigres? ¿Te sientes atraída o vinculada de alguna manera a esos animales? ¿Simbolizan algo para ti? ¿O son un motivo puramente literario?


Yo conocí a Borges, su literatura, hasta los veinte años. Con asombro comprendí que su canon literario había sido en buena parte el mío, con importantes excepciones y guardando por supuesto todas las distancias que se le deben a un autor de esa magnitud. La relación de Borges con el tigre describe perfectamente mi relación con los antiguos textos que me enamoran, con los jeroglíficos que no puedo leer, con las letras que no comprendo, con los idiomas perdidos, con el amor imposible. El cuento “La escritura del dios”, el libro El oro de los tigres, la palabra “otro” y “otra” tan usada por el genial argentino, los remito a la descripción de esa realidad que no podemos ver, pero que es la fuente de la grandeza del espíritu humano. La podemos llamar con muchos nombres, solamente el mito y la poesía pueden intentar explicarla. Hay un pasaje bellísimo de la Ilíada en que Atenea le quita al guerrero Diomedes la tiniebla de los ojos para que pueda distinguir quién es dios y quién no lo es. Pues si no tuviéramos tiniebla en los ojos, podríamos descifrar la escritura del dios, las rayas del tigre, los dibujos de las llamas, los alfabetos del agua.
El tigre es lo irreductible, lo salvaje, lo inmisericorde, lo bello. El fuego es intensamente bello y quema, el agua es estremecedoramente bella y puede ahogarte, el tigre tiene una insoportable belleza y puede desgarrarte, devorarte. Su peligro es su fuerza. Y por si fuera poco, Borges nos lo dibuja como metáfora del tiempo. El tiempo es el tigre que me devora pero yo soy el tigre, dice. Y abusando de su generosidad de poeta utilizo su expresión para descubrir lo que me ha pasado con ese libro, y lo que me seguirá pasando. Como al héroe Diomedes, por un breve tiempo el ganar ese premio me quitó la tiniebla de los ojos, sufrí días de insomnio de los que perdí la cuenta y tuve una experiencia mística, la llamada “transmutación radical de la experiencia temporal”. He arañado el cielo con ese libro. Pero también he sufrido mucho debido a ese libro y llorado amargas lágrimas provocadas por la incomprensión y la indiferencia, por la desilusión y, en una ocasión, por el uso oficialista que se le dio a ese libro para justificar el proyecto político de una funcionaria de educación pública, desvirtuando toda su esencia y lo peor, con mi autorización, pues no supe reaccionar a tiempo para salvarlo y salvarme. Necesité un año entero para “curarme” de esa traición a mi propio libro.

Pero es que el fuego quema y el agua ahoga. El tiempo consume. El tigre devora. Por eso los Tigres de la otra noche no pueden ser para mí simplemente literatura, aunque a la Mallarmé, hayan ido a parar a un libro. Un libro ilustrado, además.

A tu juicio, ¿existe una poesía para niños o simplemente una poesía que también pueden leer los niños?


Existe solamente una poesía. Y su definición, que es para mí, la que dio Platón: ese algo liviano, alado y sagrado.

¿Qué tipo de niños crees sintoniza mejor con ese libro?

El niño en el adulto, definitivamente. Hace poco, un amigo de mi esposo, un ingeniero de 60 años, leyó frente a mí los veinte poemas. A la mitad levantó la vista y con unos ojos diferentes a los que tenía antes de comenzar a leer, me dijo: “Me estoy acordando de mi infancia”.
El niño en el adulto es también un niño importante. Un niño muy importante. Un niño real. La infancia es el pozo del ser, ha dicho Gaston Bachelard. Tocar el misterio de la propia infancia es una de las experiencias más intensas y transformadoras que pueda tener un adulto.

¿Qué es para ti la poesía?

El poder misterioso que todos sienten y no se puede explicar, en palabras de García Lorca: el duende. No es cosa de todos los días, ni siquiera se puede inducir, viene de esa especie de realidad sagrada que de repente aflora en la creación en acto, a veces sin palabras como en un momento de danza, en un quiebre de la muñeca del torero ante la media luna del toro. Hablo de duende, de luna y de toro (curiosamente personajes de El disco del tiempo: Pasifae, la luna; Minotauro), de la tradición mediterránea –constitutiva de nuestra cultura latinoamericana– que es una tradición de sangre. La sangre como ligación entre los orbes, la libación de los antiguos a la tierra, el murmurar las palabras del ritual, que son siempre un poema. La sangre sustituida por el vino, fruto de la tierra, la transmutación milagrosa de las religiones mediterráneas.
La poesía expresa nuestra vinculación con el misterio, nuestra vocación de inmortalidad, nuestra apetencia de muerte porque solamente la muerte le da su sentido cabal a la vida. Yo te plantaría, muerte, por ver si verdeabas, dijo el poeta español transterrado en México Luis Rius. Así mirada, es la poesía fuente de sentidos, viaje al origen, viaje a través del río del tiempo, para remontarlo, no para describirlo como una serie de sucesos al infinito, sino para conquistar el poder de estar presente en el tiempo original, que es la edad de oro. Y esto era, a fin de cuentas, la raíz y el cometido de la poesía de tiempos de Homero: técnicas más que literarias, sagradas para remontar ese río temporal a través de la Memoria. Mnemosine, según Homero, es la deidad que canta “todo lo que ha sido, todo lo que es y todo lo que será”.
Otra definición de poesía que me eleva y entusiasma la tomo de una inscripción órfica en una lámina de oro que acompañó hace muchos siglos a un muerto afortunado: el agua fresca que fluye del lago de la Memoria.

¿Qué puede aportarle la lectura de ese libro a un niño?

Tal vez, y solo tal vez, refrendar su derecho de soñar, usando otra bella expresión de Gaston Bachelard. Los niños soñadores –aunque creo que todos los niños son soñadores– son a menudo tildados de distraídos, raros o atípicos. Es en la ensoñación donde el ser del niño se expande, donde toma contacto con su soledad, misma donde encontrará o más bien, no encontrará los límites de su alma, tan profundo es su logos, como dijo Heráclito. Ese tesoro de la ensoñación infantil es el que evocado en la edad adulta, reactualizado, puede liberar la increíble fuerza del espíritu humano, que no tiene por qué ser propiedad exclusiva de los grandes hombres que en el mundo han sido, sino de cualquiera que recuerde que en algún tiempo era capaz de distinguir al tigre escondido en la alfombra, con su poder, su complicidad y su peligro.

Tu libro de versos y la novela juvenil Querida Alejandría, con la que recibiste el premio Norma-Fundalectura 2007, parecen ser proyectos diferentes, no solo por el género, sino por los destinatarios. Más allá de esas distinciones obvias, ¿qué puntos en común existen entre ellos y en qué difieren?


Surgieron en la misma disposición creativa. En un proceso de escritura muy parecido, ambos son producto de ensoñaciones alimentadas a lo largo de años de lecturas y estudios muy libres y placenteros, de expansión espiritual. Ambos se escribieron desde anima –la intuición, el sueño– más que desde animus –el intelecto, el razonamiento. Ambos están comprometidos con la libertad, con la libertad del ser humano, con la individualidad. El valor del individuo es infinito –el tigre, cazador solitario; Cleopatra Selene, constructora solitaria del sentido de su existencia enmarcada en el cuadro general de la Historia del mundo.
Los dos libros fueron publicados al mismo tiempo, el mismo año: 2007, con el “lustre” –pero esto no es muy importante, porque no es esencial– de ser libros premiados. De alguna manera se ayudaron, se fortalecieron. Los dos han sido mejor recibidos y notados fuera de mi país. Querida Alejandría es mi libro colombiano y Tigres de la otra noche me abrió las puertas de la publicación en España y ha sido convertido en Argentina en un libro infinito, que sobrepasa mis alcances, por la lectura de la especialista Adriana Canseco, cuya reseña me trajo a las páginas de Cuatrogatos.
Tigres de la otra noche, a diferencia de Querida Alejandría, es un libro ilustrado. Poderosamente ilustrado por Alejandro Magallanes. Es el único libro álbum en el que está mi nombre, yo me ubico más en otro lado, un lado difícil, poco comercial, para el que no existen lectores inducidos o sensibilizados en los últimos años y no en boga: una literatura sobre el mundo antiguo, sin ilustraciones, que no trata ni de magos, ni de dragones ni vampiros, ni de mundos fantásticos paralelos, sin denostar en lo más mínimo a estos temas que tienen su razón de ser y mucho menos a sus autores, que se merecen plenamente la aceptación y el éxito del que disfrutan sus obras… simplemente constato una realidad, una realidad desquiciante y difícil de sobrellevar para mí como creadora y como persona. Sentimientos, además, que he tenido desde niña, cuando buscaba a los griegos en la escuela o en las conversaciones con mis amigos sin encontrarlos.
El mundo de mi nostalgia, su sistema de valores, fue expulsado a principios del siglo XX por la revolución de las nuevas tendencias estéticas, por los órdenes políticos que se impusieron después de guerras que dejaron exhausto al espíritu humano. Capitalismo y socialismo, esas antípodas, coincidieron en la abolición del pasado y sus valores, en la proscripción del humanismo. Basta revisar los libros de texto, los planes de estudio, los libros de enseñanza de idiomas… La cultura se desangró a sí misma. Exangüe y hambrienta acusa en sus enfermedades sociales, en su superficialidad y en sus adicciones, su necesidad de renacimiento.

Háblanos ahora de la novela. ¿Cuál fue su génesis? ¿Por qué un libro inspirado en ese universo? ¿Eres estudiosa del mundo egipcio?

Querida Alejandría viene de mi más remota infancia, de mi amor por las antiguas civilizaciones, por el mundo griego y romano principalmente, pero también de mi fascinación por Egipto. Uno de mis grandes héroes, a la altura de un Newton y un Einstein, es Champollion, el francés que descifró la piedra de Rosetta y que restituyó la llave para comprender las antiguas inscripciones jeroglíficas, masacradas por los cristianos, por quienes no tengo simpatía. Por eso fue tan “fácil” para mí escribir la novela, tan deleitoso, como si una voz me la dictara.
Un momento que siempre rescato es la lectura de la biografía de Cleopatra VII por Emil Ludwig. Sin darle importancia el biógrafo, el excelente biógrafo, menciona a Cleopatra Selene, la pequeña hija de la gran reina. Fue para mí como una descarga eléctrica, como si desde las páginas de ese libro la niña se parara de puntillas para hacer oír su voz, para hacerse escuchar por alguien que pasara por ahí. Quien pasó fui yo.
Pensé escribir una novela de cien páginas, dividida en cinco capítulos de veinte páginas cada uno. Al pretender dar título a los capítulos pensé que sería rebuscado, tratándose de cartas, me remití al personaje, Cleopatra Selene, y pensé que ella hubiera puesto números. En griego antiguo los números se expresan mediante las letras del alfabeto: alfa, beta, gamma, delta, épsilon. Posteriormente encontré el dato de que los barrios en la antigua Alejandría se distinguían con las letras del alfabeto griego. ¡Y que eran cinco! Así comprendí que sin quererlo conscientemente había construido una novela que era el arquetipo de la ciudad anhelada por el personaje a través de mí, y que Alejandría era una de las formas de mi nostalgia. Proveniente del mundo griego existía un juego con los cinco barrios y sus vocales: Alexandros Basileus Genos Dios Ektisen… polin aeimneton (Alejandro, hijo de Zeus construyó… una ciudad inimitable). ¿Podremos, alguna vez, imitar a Alejandría? ¿Hacerla renacer, arrancarla de las aguas del sueño?

Alejandría es, como la Memoria, otro ente fascinante del Universo. Actualmente forma parte del mundo árabe, tan diferente del complejo de civilizaciones europeas, africanas y asiáticas que en su momento la fundaron. No existía el Islam cuando nació Alejandría. No existía el cristianismo. Existía una individualidad fulgurante, la de Alejandro Magno, hijo de Filipo y alumno de Aristóteles, amante de Hefestión, esposo de Roxana y amigo de Tolomeo, con su enorme sueño de llevar el espíritu helénico al Asia multiforme, de fundir ambos mundos. Un sueño. Alejandría es un sueño, por eso nos fascina, porque nos elude como una sirena, porque la Alejandría de Cleopatra y César, de Cleopatra y Antonio, se encuentra sumergida en su bahía, asulagada (término gallego para designar a los pueblos sumergidos) en su Mediterráneo. Yo hago votos porque no encuentren, como vienen anunciando, el sepulcro de Cleopatra y Antonio. ¿Por qué convertir en esqueletos y en sujeto de laboratorio y análisis la libertad individual de adueñarse de la propia muerte? ¿Por qué destruir algo tan hermoso y convertir en trofeos los restos de quienes murieron precisamente para no ser exhibidos como trofeos...?

¿Qué rasgos aprecias más en una narración destinada al público de los niños y jóvenes?

Un conjunto de rasgos que pueden encontrarse en las grandes obras literarias consagradas por la tradición. Los griegos, el libro de las noches árabe, las aventuras de Don Quijote, la obra de Shakespeare, el corpus verniano, los libros de Dumas, la literatura “infantil” de Andersen y de Wilde (que es iniciática y de terrible belleza)… todos ellos se identifican porque el lector experimenta a través de su lectura un proceso de transformación, de crecimiento, se involucra en una alquimia a fin de cuentas, entendiendo por alquimia el arte y la ciencia de la transformación. El niño, el joven, es un ser en proyecto, en el camino del crecimiento, de la transformación (el adulto también lo es, pero tiende a esclerotizarse, a no abandonar lo que se conoce ahora como “zona de confort”, pues cambiar y transformarse es, como el amor, muy doloroso).
Otro rasgo que podría caracterizarse como mágico se encuentra también en los libros mencionados: dan la impresión de que no terminan nunca, como el recurso del “cuento de nunca acabar”, que fascina a los niños pequeños y a veces desespera a los adultos que tienen que repetir una y otra vez lo que para ellos es una estructura lingüística gastada y para los niños es una cueva de tesoros. Libros a los que se puede regresar, una y otra vez, y siempre guardan algo.
Los libros para niños y jóvenes que me gustan son los que ayudan a los lectores a revelar, a descubrir verdades esenciales que en último término se encuentran en ellos mismos; los que propician que los lectores se asomen a lo inagotable, que sean tan esenciales, tan flexibles, que puedan convertirse en literatura oral, en cuento narrado en alta voz, adaptado a las características y edad del oyente y desprovisto de letra y soporte, que retorne a su condición de sueño.

¿Qué diferencias observas, como creadora, en el proceso de escritura de un libro para adultos y uno dirigido a niños y jóvenes?

Ninguna. Al escribir no he pensado en los lectores divididos en segmentos de edad. He tenido la necesidad casi orgánica de expresar determinados mensajes, narrar determinadas historias, dar voz a ciertos silencios. No he escrito para niños y jóvenes. He escrito. Los adultos han recibido bien mis libros, se han sorprendido con ellos, me han manifestado que han crecido a través de su lectura. Les han despertado el entusiasmo. Otro cantar es el panorama de la literatura adulta actual, que casi por definición excluye los temas que me gustan, mi enfoque, mi sensibilidad, percepción, etc. Mundo del que soy ajena.

¿Cómo se insertan tus libros, temática y estilísticamente, dentro del panorama de la literatura infantil y juvenil que se edita actualmente en México?

Mis libros no encuentran lugar en este panorama. Freudianamente, he sido excluida “por olvido” de algunas listas, algunos catálogos, algunas celebraciones. He hecho corto circuito con varias personas que amablemente se han acercado para ayudarme a promover mis libros, lo que lamento por el dolor que les he causado. Mis temas y tratamiento contradicen lo que ciertas corrientes en boga efímera recomiendan: un libro para niños debe ser lúdico, irreverente, antisolemne, humorístico, que se lea de un tirón y de preferencia que no enseñe nada, para eso están los libros de texto. Griegos, ni pintados. Se fomenta también la figura del antihéroe en lugar de la del héroe en este mismo buen deseo de quitar lo solemne a la literatura infantil para no ahuyentar a los lectores. Algunas corrientes privilegian la cacofonía y la coprolalia como puertas para despertar el interés del niño o joven y “motivarlo para que lea”. Esto me parece en principio desagradable y me ahuyenta.

También considero que en México el estado tiene demasiada injerencia en la construcción del panorama de la literatura infantil y juvenil. Y esto desvirtúa el hecho literario, hay presentaciones de libros que, además, son entregas de premios donde el discurso principal lo da un funcionario público que ni ha leído el libro, ni le interesa la literatura y que da al traste con todo el esfuerzo de creadores y editores. El estado aparece como filántropo que promueve la literatura infantil y juvenil, pero de una manera tan desabrida, tan poco comprometida… que lo que hace, desde mi punto de vista, es darle el beso de la muerte. La figura del escritor desaparece, se opaca y el funcionario adquiere lustre y brillo para su próxima incursión en política. (Los libros para niños son buenos, yo promuevo libros para niños, ergo yo soy bueno, vota por mí.) Son personas con buenas intenciones y con nula formación literaria que piensan que como se trata de literatura para niños es buena per se y que no hay que esforzarse mucho para leerla y juzgarla.
El panorama de la literatura infantil y juvenil mexicana no representa un ambiente favorecedor para mi literatura, sino todo lo contrario. Yo diría que la expulsa y repele en una reacción de su sistema inmune, como el organismo a un agente patógeno. Sus resortes internos apuntan de manera anónima y sin animadversión personal alguna a suprimir libros como los míos, a descartarlos.
He dirigido mi creatividad y energías a Internet, que es además el ambiente en el que me siento más feliz, en donde respiro a pleno pulmón y donde, hoy por hoy, me he encontrado con las fuerzas vivas de la creación y del diálogo, sin distinción de países ni de lenguas. Pienso que más que una autora de literatura infantil y juvenil mexicana soy una escritora de la Red y de la transición entre el libro tradicional y un libro electrónico que sea poliédrico, interconectado, no estático, en el que su orden sea mudanza (en la expresión del autor de La Celestina), cambiante porque la realidad es cambiante, y porque pueda transformarse a partir del diálogo con lectores que son tan creativos o más que el autor. Eso de algún modo incipiente ya lo he vivido a través de mis blogs.

¿Con qué autores nacionales o extranjeros te identificas más, de cuáles de ellos te sientes deudora en este terreno literario?

Me identifico plenamente con la obra de la autora belga Marguerite Yourcenar. Tengo una gran afinidad espiritual con esta autora a la que considero mi maestra. La he leído en francés, percibiendo al mismo tiempo en sus textos el griego y el latín, y a través de su lengua purísima, de su poesía incomparable, he entrevisto que los sentidos, las verdades esenciales están más allá de los idiomas, de las distinciones entre los sexos, de las edades y del tiempo. Recreé para niños la esencia de su cuento “Cómo se salvó Wang Fo” en mi libro Las Cajas de China, no solamente en un homenaje a este titán universal que es Marguerite, sino en una profesión de fe que –y he tenido ocasión de comprobarlo– los lectores niños y adultos reciben íntegra.
Mi otro maestro es el notable escritor y arqueólogo italiano Valerio Massimo Manfredi. Antes de leer su novela Paladión consideraba que no tenía sentido aventurarse en los temas de la antigüedad clásica, que no están en boga. Leer a Manfredi fue recibir un espaldarazo. Tal vez algún día yo pueda decirle a este autor, como Dante a Virgilio: “Tu duca, tu signore, e tu maestro”, porque su enorme conocimiento, su entusiasmo, su vigor y fortaleza de hombre y de escritor han traído a flote resplandecientes porciones de la historia antigua. Sus novelas han demostrado que los temas clásicos, además de las razones por las que son clásicos, también pueden ser best sellers (sin que yo considere esa condición el ideal de ningún modo).
Ambos escritores, tanto Yourcenar como Manfredi, sin estar ubicados en el ámbito de la literatura infantil y juvenil, han escrito obras que a mí me hubiera gustado leer como niña y adolescente.

¿Sueles tener encuentros con tus lectores infantiles y juveniles? ¿Cómo son? ¿Qué te aportan?

Mis encuentros son muy intensos porque soy una persona de escenario. Tengo mucha conexión personal con los adolescentes y también con los niños. En un primer momento he ido con editoriales, la gira que hice con Norma en varias ciudades de Colombia fue arrasadora, fulgurante. 

Con Querida Alejandría he vivido experiencias colectivas muy intensas, por su carga de emoción, de perspectivas, de evocación. Evocar ese mundo perdido de Alejandría, las hazañas de Alejandro, el destino de los hijos de Cleopatra y Antonio en aulas llenas de adolescentes me ha llenado de satisfacciones. Particularmente y a riesgo de verme sexista, me ha impresionado la reacción de los varones al entrever las dimensiones de esos héroes, el carisma de Alejandro, la inteligencia de Julio César, la pasión vital de Marco Antonio, la sagacidad política de Octavio… tomando en cuenta que la perspectiva de Querida Alejandría es muy femenina.

¿Qué es lo más curioso (o gratificante, o sorprendente, o desconcertante) que te han comentado tus lectores?
En Colombia, una chica me preguntó: ¿Qué ha sido lo más hermoso que te ha dado el Premio Norma-Fundalectura? Ella había leído Querida Alejandría y toda su persona trascendía que se había quedado enamorada del mundo de Cleopatra Selene. Me lo dijo con tal expresión en los ojos, con tal belleza reflejada en las pupilas, que la respuesta me brotó de lo más profundo: “Tu mirada”.

Vivo en una pequeña población del México rural, que se llama Tequisquiapan. En una escuela, toda la primaria leyó mi libro Las Cajas de China durante un mes y las maestras les crearon la expectativa de mi visita al final de la lectura. Cuando aparecí en la escuela y un niño se dio cuenta de mi presencia, sin decirse nada unos a otros, todos los niños que se encontraban en el patio corrieron a abrazarme, en silencio, con un afecto y una energía también difícil de describir. Por la noche hubo fuegos artificiales en el pueblito (se celebraba la fiesta de un santo), y una nena de nueve años llamada Megan dijo a su madre: “Hoy hay fuegos artificiales porque María García Esperón vino a nuestra escuela”.

Y para terminar, una adolescente colombiana puso en su lista de libros preferidos de Hi5 la siguiente selección:

Cien años de soledad. Autor: Gabriel García Márquez.
Querida Alejandría. Autora: María García Esperón.
La Biblia. Autor: El Espíritu Santo.

¡Ser mencionada entre el gran Gabo y el Espíritu Santo, francamente, no se puede pedir más!

Y por último… ¿para qué sirven los certámenes literarios?

Para crear ilusión en los autores y como parte de las estrategias de marketing de las editoriales para vender libros, aumentar su prestigio en el ambiente cultural y propiciar su expansión a otros países.

Si el autor se ilusiona y sueña, crea obras que tienen su oportunidad ante jurados que en la literatura infantil y juvenil han demostrado ser muy calificados, imparciales, comprometidos y sinceros –en su mayoría son escritores. Yo he concursado mucho, he ganado, pero también he perdido. Jamás he sentido inconformidad ni desazón por perder y siempre me he ilusionado en el proceso. Ese sentimiento me ha convencido de que no importa cuál sea el resultado del certamen, quien concursa, siempre gana. Porque, como dijo Rubén Darío, “la primera ley, creador: crear”. Esa su satisfacción. Ese su triunfo.



Archivo PDF

Fundación
Cuatrogatos

Quiénes somos
Qué hacemos
Historia
Proyectos

¿Quiénes somos?

Fundación Cuatrogatos es una organización sin fines de lucro, creada por los escritores Sergio Andricaín y Antonio Orlando Rodríguez en Miami, Estados Unidos, para trabajar a favor de la cultura y la educación, con énfasis en los niños y jóvenes.

Fundación Cuatrogatos concibe y realiza proyectos que, a través de la literatura, el arte y las distintas formas del conocimiento, desarrollan las capacidades creativas, críticas y cívicas de la comunidad hispanohablante de Miami.

Misión

Fundación Cuatrogatos es una organización sin ánimo de lucro con sede en Miami que trabaja para:

  • Promover la publicación, el conocimiento y la lectura de libros de calidad, publicados en español, que desarrollen la apreciación estética y fortalezcan las capacidades creativas y analíticas, especialmente de los niños y jóvenes.
  • Desarrollar proyectos a nivel local, nacional e internacional que contribuyan, a través de la educación, el fomento de la lectura, la literatura y la apreciación de las diferentes manifestaciones del arte, a la formación de valores ciudadanos; a la convivencia, el diálogo y el respeto a las diferencias, y al conocimiento de otras culturas.
  • Contribuir al mejoramiento individual y social a través del desarrollo de actividades educativas, artísticas y culturales.
  • Crear puentes de comunicación, mediante el arte y la educación, entre diferentes segmentos de nuestra comunidad.
  • Preservar, compartir y divulgar la herencia cultural hispanoamericana en Estados Unidos.

Visión

Cuatrogatos trabaja para acercar a la comunidad hispanohablante de Miami y de otras ciudades de Estados Unidos –con énfasis en los niños y los jóvenes–, a la lectura, las artes y los espacios de educación formal y no formal como poderosas herramientas para el mejoramiento de los individuos y de la sociedad.

La Fundación Cuatrogatos tiene una junta directiva integrada por escritores, educadores, bibliotecarios y artistas de Miami. Cuenta, además, con un grupo de consultores. Más detalles, aquí.

¿Qué hacemos?

La Fundación Cuatrogatos, constituida en Miami, Estados Unidos, desarrolla proyectos a favor de la cultura, las artes, la educación y los valores cívicos, con énfasis en el fomento de la lectura y en el estudio y la divulgación de libros de calidad para niños y jóvenes de la comunidad hispanohablante.

Nuestras principales líneas de trabajo son:

  • Concebir y realizar acciones que contribuyan a ampliar el nivel cultural y educativo de la población de Miami, especialmente de sus niños y jóvenes hispanohablantes, y que constituyan un aporte al desarrollo y el bienestar social de la comunidad.
  • Investigar, reseñar y divulgar la producción editorial en español, especialmente la destinada a lectores infantiles y juveniles.
  • Proporcionar información sobre temas literarios, culturales y educativos a padres de familia, maestros, bibliotecarios, estudiantes y otras personas, a través de nuestra plataforma de información digital Cuatrogatos.org y de otras vías.
  • Realizar talleres, seminarios, cursos, conferencias, exposiciones y eventos culturales y educativos dirigidos a niños, jóvenes y adultos.
  • Generar espacios de formación y capacitación profesional, y de intercambio, a nivel local, nacional e internacional.
  • Publicar libros y materiales divulgativos que contribuyan a lograr los objetivos de la Fundación.
  • Crear o apoyar proyectos de literatura, teatro, música, artes visuales y otras manifestaciones artísticas que se correspondan con su misión.
  • Desarrollar investigaciones sobre temas literarios, culturales, educativos y sociales.
  • Realizar, a nivel local, nacional e internacional, labores de asesoría y consultoría en literatura, promoción de lectura, artes, educación y otros temas.
  • Donar materiales de lectura de calidad a bibliotecas y escuelas, y también a organizaciones sin fines de lucro que trabajan con niños y jóvenes, en Miami y otras ciudades de Estados Unidos, así como en comunidades pobres de otros países.
  • Colaborar con otras instituciones del ámbito nacional e internacional en proyectos que contribuyan a la consecución de nuestros objetivos.

Trayectoria de la Fundación Cuatrogatos

En 1999, los escritores cubanos Sergio Andricaín y Antonio Orlando Rodríguez se radican en Miami, Estados Unidos. Con el propósito de continuar su larga labor a favor de la literatura infantil y el fomento de la lectura desarrollada en Cuba, Costa Rica y Colombia, crean el sitio web de consulta gratuita Cuatrogatos para ofrecer información actualizada sobre libros infantiles y juveniles en español y promoción de la lectura a padres de familia, maestros, bibliotecarios, estudiantes universitarios, autores, editores y otras personas de la comunidad hispanohablante interesadas en influir positivamente en los hábitos de lectura de las nuevas generaciones.

Cuatrogatos fue puesto en línea el 28 de enero de 2000, aniversario del natalicio de José Martí, prócer de la independencia cubana y una de las grandes figuras de las letras de Hispanoamérica. Con los años, este sitio web se ha convertido en uno de los espacios de Internet en español más conocidos y visitados por quienes se interesan por la literatura infantojuvenil y la formación de lectores.

En el año 2012, se constituye la Fundación Cuatrogatos para trabajar a favor de la educación, la literatura y la cultura. Con ese objetivo, entre otras actividades, ha organizado visitas de escritores a escuelas para estimular el interés de los niños y adolescentes por las lecturas de calidad y ha realizado donaciones de libros para niños, jóvenes y adultos a la Red de Bibliotecas Públicas de Miami-Dade, a la Biblioteca Otto Richter de la Universidad de Miami y a otras organizaciones.

Cronología:

2016.

  • El 20 de diciembre de 2016, la Fundación Cuatrogatos organizó una mañana de cuentos para los niños de tercer grado de la escuela pública Lorah Park. La matrícula de este centro de enseñanza bilingüe inglés-español está formada en un 85% por alumnos afroamericanos, pertenecientes en su mayoría a hogares de muy bajo nivel educativo e ingresos económicos. Esos estudiantes aprenden, con gran entusiasmo, nuestro idioma, por lo que consideramos un importante compromiso contribuir, con encuentros culturales de este tipo, a apoyar al valioso trabajo educativo y social que realizan los profesores y educadores de Lorah Pak.
  • El sábado 19 de noviembre, la Feria del Libro de Miami y la Fundación Cuatrogatos presentaron el III Seminario de Literatura Infantil y Lectura. En esta edición el lema central del encuentro fue Un mundo de lectores, lectores para el mundo y el programa de paneles y charlas contó con la participación de destacados escritores y editores de Iberoamérica: Luis María Pescetti, de Argentina; Alejandro Palomas, Miren Agur Meabe y Paloma Jover, de España; María Baranda, de México; Afonso Cruz, de Portugal; Jorge Galán, de El Salvador; Fanuel Hanán Díaz, de Venezuela, y Cristina Rebull, de Cuba-Estados Unidos.
  • Por cuarto año consecutivo, realizamos nuestro gran evento Fiesta de la lectura / The Reading Festival, con el propósito de fomentar la literatura y la lectura en español en la comunidad de Miami, haciendo especial énfasis en los niños y jóvenes, pero sin olvidar al público adulto. Del 10 al 15 de octubre desarrollamos un amplio programa de actividades en escuelas e instituciones culturales de la ciudad que estuvieron dirigidas al público hispano y a todas aquellas personas de la ciudad que hablan y estudian el idioma español como segunda lengua. Fiesta de la Lectura 2016 tuvo el apoyo del Departamento de Asuntos Culturales del Condado Miami-Dade, Santillana USA, Instituto Cultural de México, Centro Cultural Español, la Feria del Libro de Miami, Koubek Center, Artefactus Cultural Project, el Departamento de Enseñanza Bilingüe y Lenguas Extranjeras de las Escuelas Públicas de Miami-Dade, 3Mindware, Jordan-Marcos The Agency, Imago Art in Action, Aeroméxico y otras instituciones. La ilustración del cartel fue creación del ilustrador mexicano Israel Barrón y tuvimos como invitadas especiales a las autoras Georgina Lázaro, de Puerto Rico, y Martha Riva Palacio Obón, de México. Pueden encontrar un recuento detallado de lo que fue este evento consultando su programación. Y un slideshow con imágenes de las distintas actividades, aquí.
  • Del 28 al 30 de septiembre, la Fundación Cuatrogatos fue invitada a participar en el Congreso Internacional Censuras y Literatura Infantil y Juvenil en el siglo XX, organizado por el Centro de Estudios de Promoción de la Lectura y Literatura Infantil (CEPLI) de la Universidad de Castilla-La Mancha, que se celebró en la ciudad de Cuenca, en España.
  • Como parte del programa académico del encuentro, Sergio Andricaín y Antonio Orlando Rodríguez, en representación de Cuatrogatos, presentaron los resultados de su investigación “Censura de autores y libros de literatura infantil y juvenil en Cuba (1960-1985)”.
  • En el mes de julio nuestra fundación desarrolló por segundo año consecutivo el programa de bookcrossing Soy un libro viajero. Durante el mes de julio del 2016 "abandonamos" por distintas zonas de Miami. Cuatrogatos desea agradecer a las empresas que nos dieron su valioso apoyo para llevar a cabo exitosamente este evento Lectorum Publications, Spanish Publishers, Penguin Random House y Eriginal Books. Pueden ver un slideshow haciendo clic aquí.
  • En junio del 2015, la Fundación Cuatrogatos colaboró con el Departamento de Educación Bilingüe y Lenguas Extranjeras de las Escuelas Públicas del Condado Miami-Dade en la realización del laboratorio de escritura creativa en español Por los caminos de la eñe 2016, en el que participó un centenar de profesores, quienes asistieron a charlas y talleres.
  • El 23 de abril, nuestra Fundación Cuatrogatos se sumó a la jornada Cervantes en Miami, convocada por el Centro Cultural Español de Miami, para celebrar el día del idioma español y el 400 aniversario del autor de El Quijote.
  • Para la Fundación Cuatrogatos fue una gran satisfacción colaborar con Artefactus Cultural Project en su proyecto MiniTheater / MiniTeatro, un laboratorio de expresión creadora para los niños de Miami que se realizó en dos temporadas (abril-mayo y julio-agosto) y que contó también con el apoyo de la Knight Foundation.
  • El 2 de abril del 2016, la Fundación Cuatrogatos se sumó desde Miami a los festejos por el Día Internacional del Libro Infantil realizando la presentación de la obra Mi nueva familia, de Iliana Prieto, autora cubana radicada en nuestra ciudad. El libro, publicado en Bogotá por Panamericana Editorial, cuenta con ilustraciones de la colombiana Rocío Parra. Nos acompañaron, además de la escritora, la cantautora Marisela Verena, la actriz Cristina Rebull y un grupo de estudiantes de actuación de Teatro Prometo, quienes leyeron cuentos de Mi nueva familia. Este evento para toda la familia contó con el apoyo de Miami Book Fair, Teatro Prometeo y Koubek Center.
  • El sábado 12 de marzo de 2016 presentamos el libro Dragones en el cielo, publicado por Ediciones El Naranjo. En este evento participaron el autor Sergio Andricaín, el ilustrador Israel Barrón y la editora Ana Laura Delgado. Como invitada especial, la actriz Cristina Rebull narró el cuento a los niños. También hubo un “Taller de dragones” y sorpresas para el público infantil. La actividad fue organizada por la Fundación Cuatrogatos en colaboración con Miami Book Fair, Koubek Center, Ediciones El Naranjo y el Instituto de Cultura de México en Miami. Pueden ver un slideshow con imágenes de este evento aquí.
  • Del 19 al 21 de febrero de 2016 desarrollamos en Miami la jornada Palabra viva weekend, concebida como una celebración de la literatura en español, con la participación de amplio número de niños, jóvenes y adultos de la ciudad. En este proyecto tuvimos la valiosa colaboración de Miami-Dade County Department of Cultural Affairs, Miami Book Fair, Koubek Center, Artefactus Cultural Project, Zunzun Art & Education y otras instituciones. Para ver un slideshow de las actividades de este evento, que buscó, a través de distintas actividades, fomentar la creación y el disfrute de la literatura de autores hispanos, hacer clic aquí.
  • El 28 de enero dimos a conocer los 20 libros para niños y jóvenes ganadores del Premio Fundación Cuatrogatos 2016. En esta edición, la imagen gráfica del premio fue creada por la artista chilena July Macuada. El folleto digital –que incluye reseñas de las obras premiadas y, además, el listado de las finalistas y de 80 libros recomendados– fue diseñado con el apoyo de la compañía 3Mindware y se puede descargar haciendo clic aquí. También pueden ver el video con los libros ganadores aquí.

2015.

  • La revista Alma, una de las publicaciones hispanas más sobresalientes de Estados Unidos, seleccionó al escritor Antonio Orlando Rodríguez, cofundador y presidente de la junta de la Fundación Cuatrogatos, como parte de un selecto grupo de diez destacados educadores, empresarios y promotores culturales latinos que están “construyendo el futuro de un nuevo Miami”.
  • Como resultado de la colaboración entre el CEPLI de la Universidad Castilla-La Mancha y la Fundación Cuatrogatos, se publicó el libro Dos orillas y un océano: 25 autores iberoamericanos de poesía para niños.
  • Con el tema central Libros: espacios de libertad, los días 19 y 20 de noviembre de 2015 realizamos el 2do Seminario de literatura Infantil y lectura, en colaboración con la Feria Internacional del Libro de Miami. Participaron Perla Suez (Argentina), Cristina Rebull, Daisy Valls, Annie Plasencia y Sergio Andricaín (Cuba-Estados Unidos), Mariasun Landa, Gustavo Martín Garzo, Juan Kruz Igerabide y Pedro C. Cerrillo (España), Ramón Iván Suárez Caamal (México) y Fanuel Hanán Díaz (Venezuela).
  • Por tercer año consecutivo, realizamos la jornada Fiesta de la Lectura / The Reading Festival, del 5 al 10 de octubre de 2015, contó con el apoyo de Miami Book Fair, Koubek Center, Santillana USA, Centro Cultural Español de Miami, Artefactus Cultural Project, Encore Music Academy, Teatro Prometeo, 3MindWare, las emisoras La Poderosa y Cadena Azul, Jordan-Marcos The Agency y otras entidades. La Fiesta de la Lectura desarrolló un conjunto de actividades literarias (encuentros con autores, sesiones de narración oral y talleres de escritura creativa) en distintas escuelas públicas de la ciudad que ofrecen enseñanza bilingüe inglés-español. La programación incluyó el evento para adultos Celebración de la vida, la poesía y el amor, en el que se presentó el poemario El instante que unos une, de Nancy García, con ilustraciones de Zaida del Río, publicado por la Fundación Cuatrogatos; participaron como invitados especiales la escritora Daína Chaviano; los actores Lily Rentería, Rosie Inguanzo, Larry Villanueva y Juan David Ferrer, y el compositor e intérprete Mike Porcel, quien brindó un recital de sus canciones.
  • Las autoridades del Condado Miami Dade declaron el 10 de octubre de 2015 “Día de la Fundación Cuatrogatos”. La proclama que así lo hace constar fue entregada a Sergio Andricaín, director de la Fundación, por el asistente legislativo Alejandro J. Fernández, en representación de la comisionada Rebeca Sosa.
  • La Fundación Cuatrogatos colaboró con las organizaciones Zunzun Art & Education y Fundarte en la organización del evento Zun Zun Children Fest, realizado en Miami los días 28 de septiembre y 3 de octubre del 2015.
  • Los días 23 y 26 de septiembre se efectuaron en Lima, Perú, dos presentaciones del libro La aventura de la palabra, con la participación de su autor Sergio Andricaín. Esta obra publicada como resultado de un convenio de colaboración entre la Fundación SM y la Fundación Cuatrogatos. La primera presentación fue organizada por la Fundación SM Perú en la sede del Centro Cultural de España en Lima y la segunda fue en la Pontificia Universidad Católica de Lima.
  • La obra de teatro para niños Mi Platero, coproducida por Artefactus Cultural Project, Fundación Cuatrogatos y el Centro Cultural Español de Miami, fue seleccionada para participar en el XI Festival Internacional de Teatro de la Integración y el Reconocimiento 2015, que tuvo lugar del 11 al 17 de septiembre de 2015 en Formosa, Argentina.
  • Durante el mes de agosto, la Fundación Cuatrogatos desarrolló en Miami el proyecto de bookcrossing Soy un libro viajero, que puso gratuitamente al alcance de los lectores del condado Miami-Dade alrededor de 1.000 libros en español para niños, jóvenes y adultos. Este proyecto contó con el valioso aporte de las compañías Lectorum Publications, Spanish Publishers y Eriginal Books, que donaron generosamente parte de los libros puestos al alcance de la comunidad.
  • La Fundación Cuatrogatos colaboró con The Center for Writing and Literature @ Miami Dade College en la organización del taller Los mecanismos de la creación artística: ¿De dónde nacen las ideas que luego se convierten en un libro?, impartido por la escritora y artista gráfica venezolana Menena Cottin.
  • Con motivo del Día Mundial del Libro, el 23 de abril del 2015 la Fundación Cuatrogatos reunió y difundió una colección de más de 60 mensajes sobre la lectura y los libros, creados, desde 15 países diferentes, por escritores, ilustradores, editores, críticos y promotores de lectura de Iberoamérica. Gracias a todos por celebrar junto a nosotros ese objeto que constituye, al mismo tiempo, nuestro trabajo y nuestro gozo: el libro. El destacado ilustrador gallego David Pintor creó la imagen que identificó este proyecto.
  • Durante el mes de abril de 2015 se realizaron en España dos presentaciones del libro La aventura de la palabra, del investigador Sergio Andricaín, publicado como resultado de un convenio de colaboración entre la Fundación Cuatrogatos y la Fundación SM. La primera de ellas tuvo lugar en la biblioteca del Centro de Estudios de Promoción de la Lectura y Literatura Infantil (CEPLI), de la Universidad de Castilla-La Mancha, en Cuenca, con la participación de Sergio Andricaín y de los profesores e investigadores Cristina Cañamares y Ángel Luis Luján, investigadores del CEPLI. La segunda presentación de La aventura de la palabra en España se llevó a cabo en la sede de Ediciones SM, en Madrid, con la participación, como expositores, de Sergio Andricaín y Antonio Orlando Rodríguez y de los autores españoles Jordi Sierra i Fabra, César Mallorquí y Beatriz Giménez de Ory.
  • En enero celebramos los 15 años del sitio web especializado en literatura infantil y juvenil y fomento de la lectura www.cuatrogatos.org, que se puso en línea en enero del 2000 y fue la génesis de la actual Fundación Cuatrogatos.
  • El 28 de enero de 2015 dimos a conocer el listado de los 20 libros para niños y jóvenes ganadores del Premio Fundación Cuatrogatos 2015, cuyo folleto digital –diseñado por la compañía 3Mindware– se pueden descargar haciendo clic aquí. Esta selección fue resultado del trabajo permanente de estudio y valoración de la producción editorial de creadores iberoamericanos que desarrolla desde Miami, a lo largo del año, el grupo de lectores de nuestra organización. Este listado incluye no solo las obras ganadoras y las finalistas, sino también una selección de 80 libros recomendados.

2014.

  • La Fundación Cuatrogatos recibió el galardón ArtesMiami Holiday Award 2014, en la categoría de mejor institución cultural del año, como reconocimiento al trabajo realizado a favor de la arte y la literatura en la comunidad de Miami.
  • Fundación Cuatrogatos, en colaboración con el Centro de Literatura y Teatro de Miami Dade College, realizó el 22 de noviembre el seminario sobre libros para niños y lectura ¡A leer en español!, como parte de la Feria Internacional del Libro de Miami. Participaron los escritores Verónica Murguía (México), Ana María Shua (Argentina), Fanuel Díaz (Venezuela), David Unger (Guatemala), Chely Lima, Antonio Orlando Rodríguez y Eddy Díaz Souza (Cuba-Estados Unidos).
  • La obra de teatro para niños Mi Platero, coproducida por Fundación Cuatrogatos, Artefactus Cultural Project y el Centro Cultural Español, fue estrenada en el marco del Play Time! International Children's Theatre Festival de Miami. Mi Platero fue escrita por Antonio Orlando Rodríguez y Eddy Díaz Souza, y dirigida por este último, como homenaje al centenario de la primera edición del libro Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez. 
  • Del 6 al 11 de octubre, Fundación Cuatrogatos desarrolló el evento Fiesta de la Lectura / The Reading Festival, con el auspicio del Departamento de Asuntos Culturales de Miami Dade County, el Koubek Center de Miami Dade College, la Feria Internacional del Libro de Miami, el Centro Cultural Español de Miami y otras instituciones. El programa incluyó visitas de escritores y talleres en escuelas públicas de Miami; la tertulia Secretos de lectores, con la participación de la cantautora Marisela Verena y los escritores Ramón Fernández Larrea y Chely Lima; el recital literario Confesiones eróticas y otros hechizos, a cargo de la escritora Daína Chaviano, con las actrices invitadas Lili Rentería y Mabel Roch, y un Picnic de Libros para toda la familia, con la cantante Rita Rosa Ruesga, el escritor Eddy Díaz Souza y actores de Teatro Prometeo como artistas invitados.
  • Fundación Cuatrogatos y el Centro Cultural Español de Miami presentaron el 22 de septiembre la velada Homenaje al centenario de la primera edición de Platero y yo, con la participación de los escritores Emma Artiles y Joaquín Badajoz, quienes hablaron sobre Juan Ramón Jiménez y su obra.
  • Como resultado de un convenio de colaboración, la Fundación Cuatrogatos y la Fundación SM publicaron el libro La aventura de la palabra, de Sergio Andricaín, resultado de una investigación sociocultural en la que participaron más de 90 importantes escritores iberoamericanos de libros para niños y jóvenes. Este libro se presentó, acompañado de espacios académicos de formación y reflexión sobre literatura infantil y fomento de la lectura, en Santiago de Chile, Bogotá, Miami y en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.
  • Organizado por la Fundación Cuatrogatos, la escritor y compositora colombiana María del Sol Peralta brindó un taller de cuentos y canciones infantiles en la Encore Music Academy de Miami.
  • La Fundación Cuatrogatos realizó el evento 40 años (más o menos), con motivo de los cuarenta años como creador literario de Antonio Orlando Rodríguez. Esta lecture performance, que tuvo como sede el Centro Cultural Español de Miami, contó con la participación del autor, de los actores Lili Rentería y Juan David Ferrer, y de un trío de jazz dirigido por Frankie Marcos. Como parte de la actividad se realizó la presentación en Estados Unidos del libro Concierto para escalera y orquesta (Ediciones Ekaré), de Antonio Orlando Rodríguez, con ilustraciones de Carole Hénaff.
  • Se realizaron en el Koubek Center los lanzamientos de los libros Memorias del tiempo circular, de Chely Lima, publicado por Eriginal Books, y El príncipe y el mar, de Eddy Díaz Souza, publicado por Panamericana Editorial.
  • El 28 de enero, se dieron a conocer los libros para niños y jóvenes, de creadores iberoamericanos, ganadores del Premio Fundación Cuatrogatos 2014

2013.

  • Fundación Cuatrogatos, en colaboración Lectorum Publications, brindó el 14 de junio una charla a cien maestros de español del Miami Dade County Public Schools.
  • A partir de junio, la Fundación Cuatrogatos tiene a su cargo una página en la revista mensual en español D'Latinos, publicada en el suroeste de la Florida, Estados Unidos, para recomendar libros para niños y jóvenes y brindar consejos a los padres sobre la formación de lectores.
  • Sergio Andricaín, director de la Fundación Cuatrogatos, participa como conferencista en las III Jornadas Internacionales de Literatura Infantil y Juvenil realizadas en diferentes ciudades de Argentina y Chile.
  • La Fundación Cuatrogatos produce, en colaboración con Artefactus Cultural Project y con el apoyo de Akuara Teatro, la velada teatral Palabras al filo (cinco actrices, diez monólogos y un atril). Esta actividad se realizó la noche del 30 de mayo, en la primera celebración del Día de la Dramaturgia y el Teatro Cubano del Exilio.
  • Participación en el II Congreso Iberoamericano de Lengua y Literatura Infantil y Juvenil, realizado en Bogotá, Colombia, con la conferencia titulada Para una bitácora de la literatura infantil y juvenil en Internet, dictada por Sergio Andricaín y Antonio Orlando Rodríguez.
  • Fundación Cuatrogatos brinda un taller sobre literatura infantil para escritores jóvenes salvadoreños en coordinación con la Fundación AccesArte y el Centro Cultural Español en El Salvador. También se realiza una donación de libros para niños al centro de educación no formal El Trapiche, ubicado en una comunidad de escasos recursos de Cuyultitán, en El Salvador.
  • Fundación Cuatrogatos realiza la jornada Homenaje al Hombre de La Edad de Oro, con motivo del 160 aniversario del natalicio de José Martí, conjuntamente con Artefactus Cultural Project y con el auspicio del Centro Cultural Español de Miami. Ver videorreportaje.
  • Se crea el club Niños, libros, lectura, que se reúne el tercer jueves de cada mes, en coordinación con la librería Barnes & Noble West Kendall. Este espacio está concebido como un grupo abierto, para orientar a aquellos adultos interesados en fomentar los hábitos de lectura de los niños y jóvenes.
  • Se elabora y difunde la Guía de libros infantiles y juveniles altamente recomendados para el 2013.

2012.

  • Tras doce años de trabajo, Cuatrogatos se constituye legalmente como corporación sin ánimo de lucro con el nombre de Cuatrogatos Foundation, Inc.
  • Participación en las Jornadas de Literatura Infantil realizadas en tres ciudades de Argentina (Buenos Aires, Misiones y Chaco).
  • Los fundadores de Cuatrogatos son invitados a escribir uno de los capítulos del libro Hitos de la literatura infantil y juvenil iberoamericana, de la Fundación SM, de España.

2011.

  • Encuentros con estudiantes y padres del Coral Way Bilingual K-8 Center, de Miami, para fomentar el gusto por los libros y crear conciencia sobre la importancia de la lectura.

2010.

  • Sergio Andricaín es invitado por los organizadores del I Congreso Iberoamericano de Lengua y Literatura Infantil, realizado en Santiago de Chile, para hablar sobre el trabajo realizado por el sitio web Cuatrogatos a favor de la difusión de los libros de calidad publicados en español para el público infantil y de la promoción de la lectura.

2008.

  • Apoyo a la Cuban Heritage Collection, de la Biblioteca Otto Richter de la Universidad de Miami, en la organización de la exposición 200 Years of Cuban Children's Books. En el marco de ese evento, Antonio Orlando Rodríguez imparte la conferencia inaugural Un paseo por la literatura cubana para niños y adolescentes, cuyo video puede verse aquí.

2001-2003.

  • Cuatrogatos colabora con la revista especializada Escuela y biblioteca, publicada en España, proporcionando artículos y reseñas sobre libros en español para niños y jóvenes.

2000.

  • Creación del sitio web Cuatrogatos en Miami, Estados Unidos, por los escritores Sergio Andricaín y Antonio Orlando Rodríguez.
Archivo PDF

Proyectos

  • Plataforma informativa digital sobre libros para niños y jóvenes y fomento de la lectura

    Creado en el año 2000, inicialmente Cuatrogatos fue un sitio web con formato de revista. En la actualidad es un banco de información de libre acceso a todos los interesados en la literatura para niños y jóvenes y la promoción de la lectura en español, y es uno de los sitios de su especialidad más visitados en la Internet en español. Cuenta con la colaboración y el apoyo de prestigiosos autores, ilustradores e investigadores iberoamericanos, y sus páginas también dan cabida a textos de estudiantes universitarios que escriben sobre libros para niños.

    Nuestra plataforma cultural y educativa web 2.0 incluye, además del sitio web principal, el blog Miau; páginas en Facebook, Twitter, Linkedin y Pinterest, y un canal en Youtube. A través de estas redes, la Fundación Cuatrogatos proporciona información a la comunidad hispana para fomentar el encuentro de los niños y jóvenes con libros de calidad, que les brinden entretenimiento, enriquezcan su mirada estética y contribuyan a su formación como seres humanos. 

    Archivo PDF
  • Investigación permanente de la producción de libros en español para niños y jóvenes 

    Como resultado del estudio y la evaluación permanentes de los libros para niños y jóvenes publicados en español por editoriales de América Latina, España y Estados Unidos, la Fundación Cuatrogatos elabora reseñas de libros infantiles y juveniles recomendados y las difunde a través de su plataforma digital de información. También prepara guías de lectura y listados de obras significativas, para estimular la lectura de libros de la mayor calidad. 

    Como parte de este proyecto investigativo, la Fundación Cuatrogatos ha publicado los libros La aventura de la palabra, de Sergio Andricaín, en colaboración con la Fundación SM, y De raíces y sueños. 50 libros para niños y jóvenes de autores latinos de Estados Unidos y Dos orillas y un océano: 25 autores iberoamericanos de poesía para niños y jóvenes, en colaboración con el Centro de Estudios de Promoción de la Lectura y la Literatura Infantil (CEPLI) de la Universidad de Castilla-La Mancha, en España.

    Archivo PDF
  • Fiesta de la Lectura / The Reading Festival

    Este gran evento se desarrolla anualmente cada mes de octubre, en distintos espacios de Miami, con el objetivo de promover la literatura y la lectura en español. Desde su primera edición, realizada en 2013, Fiesta de la Lectura / The Reading Festival no ha dejado de crecer y actualmente es --según el periódico El Nuevo Herald-- "uno de los eventos más importantes dedicados a resaltar el idioma español en el Mes de la Hispanidad en el sur de la Florida".

    Su variado programa se dirige principalmente al público infantil y juvenil, pero sin olvidar a la audiencia adulta, e incluye desde visitas de escritores y talleres literarios en escuelas públicas de Miami, hasta recitales de poesía, presentaciones de libros, teatro, música y exposiciones. También se realizan seminarios, dirigidos a padres y maestros, con el propósito de fomentar la lectura en las nuevas generaciones. Fiesta de la Lectura se realiza no solo para los miembros de la comunidad hispana de Miami, sino también para todops aquellos niños, jóvenes y adultos que estudian y hablan el español como segunda lengua.

    Como parte del evento se distribuyen gratuitamente las tarjetas literarias de la colección Tris-Tras, con ilustraciones y textos de destacados creadores iberoamericanos de libros para niños.

    Para desarrollar esta jornada anual, la Fundación Cuatrogatos ha contado con el apoyo de importantes instituciones culturales y educativas y empresas de Miami.

  • Bookcrossing Soy un libro viajero

    Cada verano, la Fundación Cuatrogatos "abandona" cientos de libros en español en distintos espacios públicos de la ciudad de Miami, con el propósito de que estos sean "adoptados" y leídos.

    Los libros de distintos géneros y temas que se utilizan en este programa de bookcrossing llevan una etiqueta en la que se invita a las personas que los encuentren a leerlos y a ponerlos, posteriormente, en manos de otros lectores. Los libros, destinados a lectores de distintas edades, se dejan en centros comerciales, hospitales, parques, teatros, restaurantes, playas y otros espacios de la ciudad. 

    Para desarrollar este proyecto de fomento de la lectura , que propició el encuentro de la comunidad hispanohablante con obras de distintos géneros, países y épocas, nuestra fundación ha contado con el apoyo de empresas como Lectorum Publications, Spanish Publishers, Penguin Random House, Santillana USA y Eriginal Books. 

     
  • Seminario de Literatura Infantil y Lectura

    Desde el año 2014, en el marco de la Feria del Libro de Miami se lleva a cabo el Seminario de Literatura Infantil y Lectura, coproducido por la Fundación Cuatrogatos y Miami Book Fair. Este evento, de carácter gratuito, se dirige a padres, maestros, bibliotecarios y demás adultos interesados en los libros para niños y jóvenes y la promoción de la lectura.

    Los temas principales del seminario han sido ¡A leer en español! (2014), Libros: espacios de libertad (2015) y Un mundo de lectores: lectores para el mundo (2016). El programa ha contado con la participación de creadores y estudiosos de la literatura infantil y juvenil como Ana María Shua. Perla Suez y Luis María Pescetti (Argentina); Verónica Murguía, María Baranda y Ramón Iván Suárez Caamal (México); Gustavo Martín Garzo, Mariasun Landa, Alejandro Palomas, Juan Kruz Igerabide, Pedro C. Cerrillo, Paloma Jover y Miren Agur Meabe (España); Afonso Cruz (Portugal), Fanuel Díaz (Venezuela);  David Unger (Guatemala); Jorge Galán (El Salvador) y Eddy Díaz Douza, Daisy Valls, Chely Lima y Cristina Rebull (Cuba-Estados Unidos).

  • Premio Fundación Cuatrogatos

    El Premio Fundación Cuatrogatos se instauró en el año 2014 para contribuir a la difusión y la lectura de libros de alta calidad creados por escritores e ilustradores iberoamericanos. Cada año, después de leer, analizar y discutir una amplia y representativa muestra de libros de ficción para niños y jóvenes, publicados en español por pequeñas y grandes editoriales de Iberoamérica y Estados Unidos, un comité de lectores realiza la selección de los  títulos ganadores del Premio Fundación Cuatrogatos.

    Se trata de 20 libros altamente recomendados por sus valores literarios y plásticos que, a juicio de nuestra institución, merecen tener la mayor difusión. Al otorgarles este reconocimiento, deseamos contribuir a que lleguen al mayor número posible de hogares, escuelas, bibliotecas y otros espacios donde se propicie el encuentro de los jóvenes lectores con obras de la mayor calidad. El reconocimiento se ha convertido en uno de los más importantes que se otorgan en este campo.

    Para difundir las obras ganadoras y finalistas del Premio Fundación Cuatrogatos, cada año se difunde gratuitamente un folleto digital que incluye, además, un listado de 90 libros recomendados por su calidad.

  • Visitas a escuelas

    Visitar las escuelas públicas de Miami para propiciar el encuentro de niños y adolescentes con escritores y especialistas literarios es uno de los principales propósitos de la Fundación Cuatrogatos. A través de estos encuentros, lecturas de narraciones y poemas, y talleres de escritura creativa, buscamos fomentar el gusto por la lectura en español entre las nuevas generaciones. Estas actividades adquieren cada vez más importancia, dada la atención que concede  el condado Miami-Dade a la educación bilingüe y la enseñanza del español. Gran parte de estas visitas se realizan en coordinación con el Departamento de Educación Bilingüe del Sistema de Escuelas Públicas del Condado Miami-Dade.

    La Fundación Cuatrogatos también colabora con las Escuelas Públicas de Miami-Dade en sus programas de desarrollo profesional para maestros en las áreas de lectura, escritura y literatura en español y en la organización del certamen literario ¡Me gusta el español!, que cada curso escolar premio los mejores cuentos y poemas escritos en español por niños y jóvenes de las escuelas públicas.