Alicia y el país de las Maravillas celebran sus 150 años en Liverpool

 En 2012 se cumplen 150 años de la «dorada tarde» de 1862 en la que el diácono y matemático Charles Lutwidge Dogson, más conocido como Lewis Carroll, improvisó durante un paseo en bote por el río Támesis, en el tramo que va de Oxford a Godstow, una disparatada historia para entrener a su joven amiga Alice Liddell y las hermanas de esta. Lejos estaba de sospechar que ese relato sobre una niña que cae en un agujero mientras persigue a un conejo blanco sería su pasaporte a la inmortalidad.

Hasta el 29 de enero el Museo Tate de Liverpool, en Inglaterra, presenta la exposición Alice in Wonderland, inspirada en el famoso personaje creado por Carroll. Esta es la primera exhibición plástica que explora cómo, desde su publicación a mediados del siglo XIX, las novelas Alicia en el país de las Maravillas y A través del espejo han influido en las artes visuales y, especialmente, en las vanguardias, inspirando a artistas de distintas nacionalidades.

El punto de inicio de la exposición es el manuscrito original de la primera versión de Alicia en el país de las Maravillas, ilustrado por el propio Carroll en 1864 y entregado como regalo a la niña Alice Liddell. Los visitantes también podrán admirar las fotografias que Carroll le tomó a su pequeña musa y a sus hermanas, así como los bocetos preliminaries de John Tenniel, quien ilustró la primera edición de las dos obras protagonizadas por Alicia.

La muestra incluye dibujos, pinturas, fotografías, esculturas, instalaciones y afiches de artistas como Salvador Dalí, René Magritte, Max Ernst, Paul Nash, John Armstrong, Anna Gaskell, Annelies Strba, Torsten Lauschmann, Francesca Woodman, Fiona Banner, Kiki Smith, Adrian Pipper, Graham Ovenden, Sigmar Polke, David Shrigley, Peter Blake, Yayoi Kusama y otros creadores. Las interpretaciones de Alicia y los habitantes del país de las Maravillas se enmarcan en movimientos plásticos tan diferetes como el arte victoriano, el surrealismo, el pop, el arte sicodélico y el conceptualismo.

La exposición es resultado de dos años y medio de trabajo de sus curadores Gavin Delahunty y Christopher Benjamin Schulz, y su catálogo incluye un ensayo de Alberto Manguel, quien afirma que Dodgson creó su obra maestra motivado por “un deseo sublimado por la niña prepúber”.

Al comentar la exhibición en las páginas del periódico londinense The Guardian, el crítico Adrian Searle expresó que Alicia fue «el Harry Potter de su tiempo»…

Fotografía de Alice Liddell tomada por el británico Charles Dogson en el verano de 1858.
 Fotografía de la estadounidense Anna Gaskell, 1976.

Falling Alice, acrílico sobre papel del estadounidense John Wesley, obra de 1928.
Pool of Tears 2 (After Lewis Carroll), obra de la estadounidense Kiki Smith.
Eine Kliene Nachtmusik, óleo de la alemana Dorotea Tanning pintado en 1943.
Ilustración del español Salvador Dalí para Alicia en el país de las Maravillas, realizada en 1969.
Nyima 438, obra de la artista suiza Annellies Štrba realizada en 2009.
 Landscape from a Dream, óleo pintado entre 1936-38 por el británico Paul Nash.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *