Exposición sobre libros para niños en la New York Public Library

imageHoy 21 de junio se inaugura en la New York Public Librarry la exposición The ABC of It: Why Children’s Books Matter. Su curador, el experto en libros para niños Leonard S. Marcus, ha reunido más de 250 “tesoros” que sin duda atraerán a gran número de amantes y estudiosos de la literatura infantil universal.

En la muestra puede apreciarse desde un ejemplar las fábulas de Esopo publicado en 1666, que sobrevivió al gran incendio de Londres, hasta uno de Alicia en el país de las maravillas que perteneció a Alice Liddel, la niña que sirvió de inspiración a Lewis Carroll para escribir ese gran clásico de las letras inglesas. Otras joyas de la exhibición son las ilustraciones coloreadas a mano para Songs of Innocence, de William Blake, y las acuarelas originales de Arthur Rackham para los cuentos de hadas de los hermanos Grimm.

Pero en la exhibición no solamente pueden admirarse libros e ilustraciones, sino también verdaderas rarezas. Por ejemplo, los muñecos de peluche que sirvieron de punto de partida a A.A. Milne para crear los personajes de su obra Winnie the Pooh; un paraguas con mango de pico de loro que inspiró a Pamela L. Travers a escribir su popular Mary Poppins; manuscritos de la novela The Secret Garden, de Frances Hodgson Burnett, y una grabación de audio en la que E.B. White lee pasajes de su libro La telaraña de Carlota.

Muchos visitantes se interesarán por conocer cómo fragmentos de obras como Huckleberry Finn, El diario de Anna Frank y Pippa Mediaslargas que censurados.

image2“A lo largo de los últimos tres siglos, los adultos pensaron que sabían lo que los niños querían, cuando ellos en realidad querían algo muy diferente”, asegura Marcus.
“Quizá los niños están más interesados en dejar su imaginación volar. Desde un punto de vista religioso, muchos pensaron que los libros de niños tenían que poner en el camino la salvación o la virtud. Otros, que tendrían que aprender lecciones sobre el mundo. Pero Lewis Carroll decidió demostrar que había que divertirse con todo, que la vida puede ser una experiencia lúdica y la imaginación puede ser un gran placer”.

El curador de la exposición también destacó el valioso aporte que Maurice Sendak hizo a la literatura infantil con su libro Donde viven los monstruos: “Sendak pensaba que era absurdo apartar a los niños de la realidad y que era mejor contarla en el marco de una historia que la hiciera comprensible. Y que, además, les haga ver que no están solos en sus preocupaciones”. La conclusión de Leonard S. Marcus es contundente: “Los niños tienen mucho que enseñar a los adultos sobre infancia”.

Esta gran exhibición permanecerá abierta hasta el 23 de marzo de 2014 en el edificio Stephen A. Schwarzman Building, situado en Fifth Avenue y 42nd Street, en Manhattan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *